La Junta espera tener en verano la propuesta para dar uso al Convento de la Trinidad

El Convento de la Trinidad es pasto del olvido desde hace décadas. :: fernando gonzález/
El Convento de la Trinidad es pasto del olvido desde hace décadas. :: fernando gonzález

El consejero de Cultura reitera que, «con la ley en la mano», los mosaicos de Invader ya deberían haber sido retirados de las calles de Málaga

ANTONIO JAVIER LÓPEZ MÁLAGA.

Los primeros días del año son proclives al balance. La idea era pasar lista a la afluencia de visitantes a los museos gestionados por la Junta de Andalucía, pero la visita a Málaga del consejero de Cultura Miguel Ángel Vázquez también sirvió ayer para repasar algunos asuntos pendientes de su departamento en la provincia. Uno de los más acuciantes tiene que ver con el Convento de la Trinidad, joya de la arquitectura renacentista amenazada con la ruina desde hace décadas.

Después de albergar media docena de proyectos no natos, su horizonte quedaba de nuevo en el limbo hace casi un año, cuando se descartaba su uso como sede de la Biblioteca Provincial después de que el Gobierno central y el autonómico hubieran pactado ese destino dos años antes. Así las cosas, se abría de nuevo la incógnita sobre el convento trinitario, que ahora la Junta espera despejar en los próximos meses. «Nos dimos varios meses para la reflexión y la concreción y esperamos que en el entorno del verano podamos tener una propuesta concreta para el Convento de la Trinidad», avanzaba Vázquez.

También va pasando el tiempo para los mosaicos del Invader en la capital malagueña. El artista francés los colocó en mayo de 2017 y pocas semanas después la Junta decretaba la retirada de 15 de las 29 piezas; en concreto, las que están situadas en el centro histórico de Málaga, que cuenta con protección patrimonial. El asunto se ha convertido en caballo de batalla entre la Junta y el Consistorio, ya que el primero exige al segundo que quite las obras. Sin embargo, en estos meses no se ha acometido ninguna acción concreta. «Lamento la actitud pasiva del Ayuntamiento de Málaga, en una actitud de mirar hacia otro lado y no coger el toro por los cuernos para resolver este asunto, que con la ley en la mano tendría que estar resuelto ya», esgrimía el consejero. «Demandamos que (el Ayuntamiento) deje de marear la perdiz y asuma su responsabilidad y retire los mosaicos. Entre tanto estaremos esperando el informe del Seprona, que seguimos sin recibirlo», defendía ayer en su comparecencia en Málaga el consejero de Cultura.

En cuanto al proyecto para instalar la Biblioteca Pública del Estado en el antiguo convento de San Agustín, el consejero mostraba sus serias dudas sobre la diligencia de la Administración central en concretar esa iniciativa. «Entendemos que el cambio de última hora de abandonar el proyecto en el Convento de la Trinidad y trasladarlo a San Agustín constituye una estrategia de dilación, una tomadura de pelo para no asumir la responsabilidad por parte del Gobierno de la nación para dotar a la provincia de Málaga de un edificio para su Biblioteca Pública Provincial», sostuvo el consejero.

Siete millones en alquiler

«Llevamos en situación de alquiler -prosiguió Vázquez- desde el año 94, lo que le ha supuesto a la Junta de Andalucía una inversión de más de siete millones de euros. Y cuando había un camino iniciado, sacaron un nuevo conejo de la chistera. (...) Málaga se merece tener una biblioteca definitiva en un centro de referencia», defendió Vázquez, quien mostró su preocupación ante la posibilidad de que el recorte en las inversiones planteado por el Gobierno central afecte al devenir de este proyecto.

Vázquez repasaba estos asuntos después de dar cuenta de las estadísticas de afluencia de visitantes a los museos gestionados por la Junta de Andalucía, que en Málaga se hace cargo del Museo Picasso Málaga y del Museo de la Aduana. El primero se mantiene como el más visitado de Andalucía con 635.891 usuarios en 2017, lo que representa un incremento del 13,9%. Respecto al Museo de Málaga, por la Aduana han pasado en su primer año natural 218.887 personas, «un buen dato de partida» y «una base sólida para seguir creciendo», en palabras del consejero.

Sin salir del futuro de la Aduana, Vázquez añadía la previsión de la Junta para que la cafetería del Museo de Málaga entre en servicio «a principios de abril». Además, el consejero espera firmar en el primer trimestre del año el acuerdo con los descendientes de Miguel Ortiz Berrocal para poner en marcha la exposición con obras del artista malagueño en el museo provincial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos