La Junta considera «una decisión política» el rechazo del Gobierno a ceder la Lex Flavia

La apertura del Museo de Málaga espoleó la reivindicación para lograr la cesión de la Lex Flavia Malacitana para exponerla en la Aduana. /SUR
La apertura del Museo de Málaga espoleó la reivindicación para lograr la cesión de la Lex Flavia Malacitana para exponerla en la Aduana. / SUR

El consejero de Cultura critica la actitud «totalmente cerrada» del Ejecutivo al traslado temporal o permanente de la pieza a Málaga

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

«Estamos ante una decisión política, no técnica». Es la lectura que realiza el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, de la negativa del Gobierno a ceder la Lex Flavia Malacitana para su exposición en el Museo de Málaga. La decisión del Ejecutivo central, adelantada ayer por SUR, ha escocido en el gobierno autonómico, que por boca de Vázquez lamenta la actitud «totalmente cerrada» a un préstamo, ya sea temporal o permanente, de las planchas de bronce de época romana que representan, en la práctica, el acta fundacional de la ciudad de Málaga.

«La respuesta se podría haber realizado en términos, digamos, más corteses», añade el consejero sobre el taxativo rechazo planteado por el Gobierno en una respuesta parlamentaria formulada por el PSOE en el Congreso de los Diputados en una iniciativa conjunta con el Colegio de Abogados de Málaga.

La Lex Flaxia Malacitana es un conjunto de cinco planchas de bronce que recogen el código cívico que regía la convivencia en la ciudad romana de Malaca. La pieza fue adquirida por Jorge Loring, que luego la vendió al Estado, y se expone en el Museo Arqueológico Nacional
La Lex Flaxia Malacitana es un conjunto de cinco planchas de bronce que recogen el código cívico que regía la convivencia en la ciudad romana de Malaca. La pieza fue adquirida por Jorge Loring, que luego la vendió al Estado, y se expone en el Museo Arqueológico Nacional / SUR

La Lex Flaxia Malacitana es un conjunto de cinco planchas de bronce que recogen el código cívico que regía la convivencia en la ciudad romana de Malaca. La pieza fue adquirida por Jorge Loring, que luego la vendió al Estado, y se expone en el Museo Arqueológico Nacional
La Lex Flaxia Malacitana es un conjunto de cinco planchas de bronce que recogen el código cívico que regía la convivencia en la ciudad romana de Malaca. La pieza fue adquirida por Jorge Loring, que luego la vendió al Estado, y se expone en el Museo Arqueológico Nacional / SUR

El documento al que ha tenido acceso este periódico establece de manera tajante la postura del Ejecutivo respecto a una reivindicación histórica por parte de numerosos agentes de la cultura malagueña: «No se contempla ningún acuerdo con la Junta de Andalucía para que –a corto o medio plazo– las tablas originales de la Lex puedan exponerse en el Museo de Málaga, ni siquiera temporalmente».

«Se trata de un portazo difícil de justificar», sigue el consejero de Cultura en declaraciones a SUR. Vázquez recuerda que su departamento remitió hace un año al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte la petición de cesión de la Lex Flavia y hasta la fecha ha obtenido «la callada por respuesta».

«Málaga debería recibir la Lex Flavia, aunque sea de manera temporal, porque se trata de una pieza clave para comprender su identidad y su historia. Creo que el Gobierno debería plantearse, al menos, la posibilidad de una cesión temporal», sostiene el consejero.

Vázquez, además, rechaza la imposibilidad del traslado de las planchas de bronce por motivos de conservación, aducido por el Gobierno. «Estamos en el siglo XXI, hay grandes obras de arte que emprenden largos viajes para cruzar el planeta y existen posibilidades técnicas para realizar esas operaciones. Hay posibilidades reales de poder realizar la cesión garantizando la conservación del bien, por eso creo que el rechazo del Gobierno es una cuestión política, no técnica», mantiene el consejero.

Pese a la rotunda negativa del Gobierno, Vázquez anuncia nuevas medidas para seguir intentando la cesión de la Lex Flavia Malacitana. «Nuestra obligación es seguir insistiendo y vamos a trasladar un nuevo escrito al ministerio para pedirles que reconsideren su postura», anuncia Vázquez sobre la reclamación histórica de cesión del conjunto de cinco planchas de bronce datadas entre el siglo primero y segundo de nuestra era y descubiertas en 1851 en una ladera de El Ejido.

Pieza clave

La Lex Flavia Malacitana fue adquirida por Jorge Loring Oyarzábal cuando iba a ser fundida para venderla al peso y pasó a formar parte de la Colección Loringiana, a la postre germen de la sección de Arqueología del Museo de Málaga. Sin embargo, Loring vendió la Lex Flavia al Estado poco antes de fallecer y desde entonces forman parte del patrimonio nacional.

El propio Gobierno central destaca en su negativa a la cesión a Málaga de la Lex Flavia la importancia histórica y arqueológica del conjunto. Para el Ejecutivo, se trata de una pieza «de primer orden a nivel mundial» que «refleja la realidad jurídica, administrativa e incluso cotidiana de las ciudades romanas de la Bética y que sirvió de modelo para los fundamentos del Derecho actual». Tanto es así, que la obra ocupa un lugar protagonista en la exposición permanente del Museo Arqueológico Nacional (MAN) y allí quiere que siga el Ejecutivo central, tal y como establece en la respuesta parlamentaria adelantada ayer por SUR en su edición digital.

La negativa a la cesión a Málaga de la Lex Flavia también encontró ayer la respuesta de la delegada provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, Monsalud Bautista, quien consideró «un grave desaire» la decisión del Gobierno. «Ha sido un revés, una decisión demasiado tajante que ni siquiera deja abierta la posibilidad de una cesión temporal y que demuestra una extraordinaria falta de sensibilidad, porque estamos ante una reivindicación histórica de los malagueños desde hace muchos años», acotaba la delegada.

Un gesto simbólico

Para Bautista, la cesión de la Lex Flavia para su exposición en la Aduana sería «un gesto de un extraordinario valor simbólico», ya que se trata de una pieza que, como recuerda la delegada de Cultura, está en el origen de la sección de Arqueología del museo provincial. «No vamos a renunciar a lo que consideramos un legítimo derecho y vamos a apoyar a los malagueños en su histórica reivindicación», añadía Bautista.

Una petición que por ahora se encuentra con las puertas cerradas en el Gobierno. La respuesta parlamentaria deja pocas dudas: «Las seis tablas ocupan hoy un lugar muy destacado en la nueva instalación museográfica de las Salas de Hispania Romana del MAN, por lo que no se contempla la posibilidad de prestarlos, ni siquiera de forma temporal, al Museo de Málaga».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos