Jorge Hernández se convierte en un 'ladrón' de instantáneas en la muestra 'El filibustero'

El artista y su obra. :: sur
El artista y su obra. :: sur

SUR MÁLAGA.

Como aquellos piratas que en el siglo XVII invadían territorios ajenos en el mar de las Antillas, Jorge Hernández se apropia de imágenes fotográficas y cinematográficas que le rodean para producir nuevos contextos narrativos. Un botín que ha dado lugar a 'El filibustero', la exposición que hasta el 3 de noviembre se puede visitar en el Centro Cultural MVA (calle Ollerías, 34).

En esta muestra, presentada ayer por el artista onubense junto al diputado de Cultura, Víctor González, la interpretación se ha apoderado de un creador que investiga constantemente sobre la condición humana, convertido en 'ladrón' de instantáneas, navegando en redes sociales como Facebook e Instagram.

La atracción de Hernández por los filibusteros tiene relación con el consumo actual de la fotografía contemporánea, saturada de filtros cromáticos. Del mismo modo que estos personajes anónimos recorrían las Antillas saqueando barcos, el artista se inspira, a la hora de trabajar, en instantes tomados de su entorno y de su vida diaria. Presta una atención constante a detalles que puedan revelarle capas insospechadas de las personalidades de cualquiera y su interés reside en alimentar la organización perceptiva del espectador.

El pintor filma así historias íntimas repletas de extrapolaciones, desenfoques, planos cinematográficos y alteraciones métricas que resultan sorprendentes pero, al mismo tiempo, sugerentes y atractivas. Hay escenas totalmente ficticias, aunque el análisis de las representaciones de Hernández pasa por detenerse en los pequeños detalles que rodean a los personajes. Por tanto, nada es lo que parece a simple vista.

Fotos

Vídeos