Javi Calleja, el artista malagueño deseado por los coleccionistas

Javier Calleja presenta una quincena de obras en la Galería Yusto/Giner./Josele-Lanza -
Javier Calleja presenta una quincena de obras en la Galería Yusto/Giner. / Josele-Lanza -

Inaugura una nueva exposición en Yusto/Giner con todas las piezas vendidas y con lista de espera para adquirir sus obras

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Una sombra rojiza rodea los ojos con las pupilas dilatadas mientras la boca se arquea un poco hacia arriba, casi contra su voluntad. La cara de un niño que acaba de pegarse un buen rato llorando y al que han logrado arrancar una sonrisa. Justo esa emoción entre la complicidad y ternura desprenden los personajes infantiles de Javier Calleja, que desde sus camisetas lanzan mensajes como 'Day off' (Día libre), 'That's the way' (Así se hace) o 'I hope you don't mind' (Espero que no te importe). Y esa última disculpa sirve de título a la exposición que Calleja inauguraba ayer en la Galería Yusto/Giner de Marbella, que antes de abrir sus puertas ya ha colocado un punto rojo junto a cada pieza del montaje.

Todas las obras vendidas antes de la inauguración y una lista de espera que supera el medio centenar de coleccionistas, sólo en el caso de la galería marbellí. Sucede lo mismo cuando se toca en la puerta de las galerías Rafael Pérez Hernando (Madrid), Zink (Regensburg) y Nanzuka (Tokio y Hong Kong). «No puedes estar pensado en que tienes lista de espera… Soy prudente. Siempre he dicho que hay que saber donde estás y donde no estás. Una cosa es mi trabajo artístico y otra cosa es cuando mi trabajo se pone en el mercado», mantiene Calleja (Málaga, 1971).

«Esto es algo que ocurre un tiempo y que después a lo mejor se para. Tener lista de espera de coleccionistas puede ser para siempre o puede no serlo. Entonces, lo que hago es no pensar en eso. Yo voy trabajando, sé que puedo hacer tantos cuadros al año y eso es lo que hay. Creo que llega un momento en el que si haces más de la cuenta, el nivel baja y si haces menos, eres un vago. Tengo que seguir trabajando todos los días y las listas de espera y esas cosas les tocan a la gente que trabaja conmigo, no a mí», comparte el artista malagueño, que recala en Yusto/Giner hasta el 28 de julio.

'I hope you don't mind'

Artista.
Javier Calleja (Málaga, 1971).
Lugar.
Galería Yusto/Giner. C/ Madera, 9. Marbella.
Fecha.
Hasta el 28 de julio.
Horario.
De lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas; sábados, de 11.00 a 14.00 h.

El galerista Juan Pablo Yusto también se detiene en la extraordinaria acogida que la obra de Calleja está cosechando entre los coleccionistas: «Cada vez importa menos dónde estés y es más importante cómo te muevas.La obra de Javier se conoce sobre todo a través de su presencia en las redes sociales (supera los 107.000 seguidores en Instagram) y de hecho la mayoría de los coleccionistas interesados en su obra nos llegan desde el ámbito internacional. En su caso, son los coleccionistas los que te vienen a buscar».

El punto de inflexión en la proyección internacional de Calleja llegó el año pasado con su presencia en Art Basel Hong Kong, de la mano de la Galería Nanzuka. «Soy de los que trabajan bajo presión y el hecho de tener una oportunidad en Asia me hizo esforzarme por crear algo que llevaba toda mi vida intentando, que eran estos personajes», sigue Calleja, en alusión a los protagonistas más recientes de su obra.

Una década dorada

Porque Calleja corona ahora la década dorada que estrenó allá por 2008 con su exposición 'Play room' en el CAC Málaga. Su propuesta entonces estaba marcada por los juegos de escalas, con especial protagonismo de la instalación. En este tiempo, Calleja se ha volcado más en la pintura y la obra sobre papel, aunque el artista tiende puentes para repasar su evolución.

«Antes trabajaba la escala ante la imposibilidad de trabajar en los formatos que yo quería, ya que tenía un estudio de nueve metros cuadrados. Sin embargo, ya en el CAC Málaga podíamos vislumbrar algunos de estos personajes, aunque entonces algunos tenían la cabeza cuadrada o los ojos estaban separados de los personajes, era una búsqueda que ahora estoy empezando a encontrar», ofrece Calleja.

«Siempre me he movido entre lo geométrico y lo orgánico –comparte Calleja. En los personajes del CAC Málaga había una estructura geométrica y se contraponían con aquellos meteoritos que eran orgánicos. En estos cuadros hay una estructura geométrica, pero los ojos son más orgánicos. Sigue habiendo una estructura primaria donde el personaje es una excusa para hacer pintura. Sigue habiendo una contraposición entre lo orgánico y lo geométrico».

Personajes que junto a esa mirada de grandes pupilas lanzan al espectador mensajes lúdicos, irónicos o críticos a través de las leyendas que muestran en su ropa o en sus escenas: «El texto es una forma de hacer que el espectador no me pregunte por mi trabajo. Cuando alguien se acerca a mí y me pide que le explique una obra es porque no le ha gustado. Intento hacer cuadros que no necesiten una gran explicación, porque espero llegar al mayor público posible». Y a fe que lo está consiguiendo. En todo el mundo. Porque es universal la emoción que transmite un niño sonriente justo después de haber llorado.

'Day off' (2018). 'This kind of art' (2018). Detalle del 'toy art' editado por Calleja en noviembre del año pasado y agotado en apenas unos minutos. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos