Italia cambió el arte de Picasso

Una exposición en Roma refleja la huella que dejaron en las obras del artista los dos meses que pasó en la ciudad, Nápoles y Pompeya en 1917

‘Dos mujeres corriendo por la playa’ (1922). Del Museo Nacional Picasso de París, donado por Pablo Picasso en 1979./c) Succession Picasso
‘Dos mujeres corriendo por la playa’ (1922). Del Museo Nacional Picasso de París, donado por Pablo Picasso en 1979. / c) Succession Picasso
DARÍO MENOR

Dos meses le bastaron a la belleza del paisaje y la historia de Italia para dejar huella en Pablo Picasso y propiciar su evolución artística desde la abstracción del cubismo hasta obras más figurativas e inspiradas por el clasicismo. Cuando se contemplan las creaciones del genio malagueño realizadas en aquella época de cambio, cuesta reconocer la misma mano: parecen realizadas por autores diferentes. Es esa tal vez la mayor aportación que ofrece al visitante la exposición que puede contemplarse hasta el 21 de enero en las Scuderie del Quirinale de Roma, donde se han reunido más de 100 obras entre pinturas, acuarelas, bocetos, fotografías, cartas y otros documentos. Proceden de 38 museos, galerías y colecciones de todo el mundo.

Aquel viaje propició su evolución desdeel cubismo hasta obras inspiradas por el clasicismo momento de cambio

Con el título ‘Picasso. Entre cubismo y clasicismo: 1915-1925’, la muestra conmemora el centenario del viaje que el artista español realizó a Italia mientras Europa se desangraba con la Primera Guerra Mundial. Seducido por la propuesta que le hizo Jean Cocteau para que trabajaran juntos en la producción del ballet ‘Parade’ para una compañía rusa que tenía su sede en Roma, Picasso llegó a la Ciudad Eterna en febrero de 1917 comenzando un breve período que resultaría decisivo para su vida personal y profesional. La estancia en la capital italiana y las escapadas a Nápoles, Pompeya, Florencia y Milán consiguieron alejarlo de la angustia bélica que atenazaba París y acercarlo de nuevo a la luz del Mediterráneo.

Su hijo Paul como arlequín

Aquel viaje le abrió los ojos a la grandeza de las esculturas y monumentos de la Antigua Roma, inoculándole la atracción por el clasicismo. También propició que conociera y se enamorara de Olga Khokhlova, bailarina de la compañía rusa con la que un año después se casaría y que se convirtió en fuente de inspiración y en la madre de su primer hijo, Paul. Olga y Paul son precisamente protagonistas de algunas de las telas que muestra la exposición: ‘Retrato de Olga en un sillón’, ‘Paul como Arlequín’ o ‘Paul como Pierrot’.

Se reencontró con laluz del Mediterráneoy se enamoró de la bailarina Olga Khokhlova vida personal

«En Roma Picasso empezó a trabajar en el teatro con los futuristas, encontró a gente fascinante y se lo pasó muy bien, además de conocer a su futura esposa», explica el comisario de la exposición, Olivier Berggruen. «Es para él un momento de cambio y de experimentación. El cubismo ya no es la ortodoxia que era entre 1912 y 1915 y empezaba a ser algo diferente. Aquí su trabajo encuentra una fluidez increíble, es capaz de cambiar hacia adelante y hacia atrás con distintas formas de expresión y de incorporar las ideas clásicas».

La Flauta de Pan’ (1923).Del Museo Nacional Picassode París.
La Flauta de Pan’ (1923).Del Museo Nacional Picassode París. / c) Succession Picasso

Picasso ya conocía el arte grecorromano por haberlo estudiado en los museos parisinos, pero verlo en su contexto en Italia no podía dejarle indiferente. Le ayudó a comprenderlo de verdad y esta esencia dejó huella en su obra. «La verdadera influencia –explica Mario De Simoni, coproductor de la muestra– le llegó en Roma, que lo cambió. La exposición indaga en esa relación y en el viaje de Picasso entre los dos estilos». Ambos expertos coinciden en que esta es la exhibición más completa de las últimas dos décadas sobre este período artístico del pintor malagueño.

‘Saltimbanqui sentado con los brazos cruzados’ (1923). Del Museo de Arte Bridgestone de Tokyo, fundación Ishibashi.
‘Saltimbanqui sentado con los brazos cruzados’ (1923). Del Museo de Arte Bridgestone de Tokyo, fundación Ishibashi. / c) Succession Picasso

Fotos

Vídeos