Instituto Cervantes: el gigante del español en el mundo

La institución reúne desde hoy en Málaga a sus directores repartidos por todo el planeta. La reina Letizia preside este mediodía la inauguración oficial de un encuentro que se prolongará hasta el jueves

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Aunque el asunto se supone de letras, quizá conviene empezar por algunos números. Más de 472 millones de personas repartidas por el mundo tienen el español como lengua materna, la segunda con más usuarios en el globo, sólo por detrás del chino mandarín. Si ampliamos el enfoque a quienes lo usan de forma limitada y a quienes lo están aprendiendo en el extranjero, el español roza los 567 millones de usuarios en el mundo. El 7,8% de la población del planeta es hispanohablante. Y más de 21 millones de alumnos estudian español como lengua extranjera.

Son algunos datos extraídos del informe ‘El español: una lengua viva’, elaborado el año pasado por el Instituto Cervantes, que a partir de hoy celebra en Málaga la reunión anual de sus directores, con la presencia de la reina Letizia, que este mediodía presidirá en la Colección del Museo Ruso instalada en Tabacalera la inauguración oficial del encuentro.

La cita se prolongará hasta el jueves y servirá para debatir asuntos como el turismo idiomático y la actualización de los certificados oficiales que expide la institución. Además, junto a las sesiones de debate, el programa incluye visitas al Museo Picasso Málaga, al Museo de Málaga, así como una jornada en Antequera.

Así, la reunión de directores del Instituto Cervantes en Málaga brinda una buena excusa para repasar algunas de las claves de la institución encargada de divulgar la cultura en español por el mundo.

Abajo, Juan Manuel Bonet y Eduardo Mendoza / SUR

Nacimiento. Creado en 1991, El Instituto Cervantes se presenta bastante más lozano que algunos de sus vecinos más próximos (el Goethe-Institut nació en 1951 y el British Council, en 1934). Su línea de actual general consiste en «promover universalmente la enseñanza, el estudio y el uso del español y contribuir a la difusión de las culturas hispánicas en el exterior».

Objetivos. Entre otras funciones, el Instituto Cervantes promueve cursos sobre el español y el resto de lenguas cooficiales en España (catalán, gallego y euskera), expide los Diplomas de Español como Lengua Extranjera (DELE) y organiza los exámenes para su obtención y participa en programas de difusión del español en el extranjero.

Presencia en el mundo. La institución cuenta con 87 centros repartidos en 44 países de los cinco continentes.

Estructura. El Instituto Cervantes tiene un patronato, cuya presidencia de honor le corresponde al rey y la presencia ejecutiva, al presidente del Gobierno. Los vocales son elegidos «entre destacados representantes de las letras y la cultura española e hispanoamericana, de las Reales Academias, universidades y otras instituciones sociales». Asimismo, son vocales de la institución todos los escritores que han recibido el Premio Cervantes. El peso ejecutivo de la institución recae, no obstante, en su consejo de administración, integrado por representantes de los ministerios de Asuntos Exteriores; de Educación, Cultura y Deporte, y de Hacienda.

Presupuesto. La entidad cuenta este año con un presupuesto de 120,5 millones de euros. La cantidad supone un incremento de 5,2 millones respecto al año anterior, con un aumento del 4,5% respecto a las cuentas de 2016. En la presentación el pasado mes de abril del proyecto de presupuestos, el director del Cervantes, Juan Manuel Bonet, explicó que el incremento presupuestario de la institución se levanta sobre una notable subida en los ingresos propios a través de la organización de actividades (6,2 millones de euros, un 13% más que el año anterior).

Personal. 1.008 personas trabajaban en el Instituto Cervantes a 31 de agosto de 2016, tal y como reza la memoria de la institución relativa al año pasado.

Labor docente. En el curso académico 2015-2016, el Instituto Cervantes organizó 13.951 cursos de español (9.623 generales y 4.328 especiales). A esa labor se añaden otros 878 cursos de formación de profesores, lo que supone un total de 14.829 cursos. Sumando las distintas áreas de formación, así como el aula virtual, el Instituto Cervantes recibió el pasado curso 142.794 matriculaciones.

Prueba para la obtención de la nacionalidad. El Instituto Cervantes ha sido el encargado de elaborar la prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (CCSE) «para acreditar la suficiente integración en la sociedad española prevista en la normativa que regula el procedimiento para la concesión o la obtención de la nacionalidad española por residencia y para sefardíes». Desde que se inició este proyecto en octubre de 2015 hasta la última convocatoria en julio de 2016, a estas pruebas se han presentado 62.114 personas.

Promoción cultural. Los centros del Instituto Cervantes celebraron el año pasado 5.350 actividades culturales, entre ellas, proyecciones de cine, conferencias, conciertos, exposiciones, recitales literarios y representaciones escénicas.

Bibliotecas. La red de centros del Instituto Cervantes en el mundo cuenta con 60 bibliotecas, con unos fondos bibliográficos que suman 1.355.278 volúmenes. «Un 84% de los documentos son libros y revistas y un 15% son audiovisuales y documentos sonoros. A estos fondos hay que añadir 6.707 documentos disponibles en la biblioteca electrónica», tal y como detalla la última memoria de la institución.

Fotos

Vídeos