Iniciarte se asoma al dolor de la globalización con la exposición 'desARRAIGO'

SUR MÁLAGA.

La sala La Económica de la Sociedad Económica de Amigos del País en Málaga capital abrió ayer sus puertas para acoger la exposición 'desARRAIGO' de las jóvenes promesas seleccionadas en el programa Iniciarte en su convocatoria de 2016, que promueve la Junta de Andalucía. La delegada territorial de Cultura, Monsalud Bautista, inauguró la exposición y señaló «la importancia y utilidad del programa», el cual «exalta la capacidad de los jóvenes creadores de nuestra tierra» y ha permitido que cuatro artistas acerquen una «crítica desgarrada de la globalización, que va directa al corazón».

La temática de la muestra está inspirada en el sentimiento de 'desARRAIGO' que han sufrido las personas que abandonan su hogar. La comisaria del proyecto, Regina Pérez, licenciada en Historia del Arte, explicó que el origen está basado en su experiencia personal. Pérez proviene de Roquetas de Mar (Almería), donde ha convivido con muchas personas de distintas culturas y ha podido experimentar de cerca esa brecha social. Además, define la muestra como «personal», ya que considera que cada artista ha reflejado su estilo de forma diferente, y juntas componen la exposición «en la que reflejan un viaje dedicado a esas personas que dejan atrás su tierra y se lanzan a un mundo que entra en conflicto con el concepto de 'aldea global'».

Arturo Comas, licenciado en Bellas Artes, expresó que su intención era mostrar cómo vemos algo «desde dentro o desde fuera», que el mundo es el hogar de todos y, que «lo que nos separa es una pared, una cordillera o una política».

'El viaje en patera' ha sido plasmado por Álvaro Escalona, compositor licenciado en el Conservatorio Superior de Música, con una planta desarraigada de la tierra haciendo referencia al propio título y una composición que hace que se sienta la consternación que inflige el propio viaje desesperador.

Fernando Méndez, licenciado en Bellas Artes, ha continuado el viaje con 'El paso de la frontera', su creación se basaba en una máquina «fría» que pretende evocar a las «barreras fronterizas», pero que a su vez deja con la sensación de que la posibilidad de cruzar siempre está presente.

Las mantas térmicas también son protagonistas en esta exposición, evocando una contradicción con las palabras 'homeland' y 'homeless' encaradas. Miguel Ángel Benjumea, doctor en Bellas Artes, cuenta que esas mantas que «vemos en los medios de comunicación» pueden enfrentar a la sociedad al dolor permitiendo que «todos hagan su propia reflexión del mundo que estamos construyendo».

Fotos

Vídeos