Humor a contrarreloj en el Echegaray

Un momento de 'Justo a tiempo'./Fernando Torres
Un momento de 'Justo a tiempo'. / Fernando Torres

Síndrome Clown presenta 'Justo a tiempo', una obra cómica sin cuarta pared y con mucha prisa

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

«Señoras, señores, la conferencia está 'a puntito' de comenzar». La voz que pedía a los asistentes que tomaran asiento ya dejaba ver que la obra de teatro no era de las normales. Dos actores convertidos en conferenciantes baratos irrumpieron en el Teatro Echegaray, saludando al público, felices. El discurso de los ponentes versó sobre el paso de las horas; 'Justo a tiempo' situó al respetable en clave de humor ante un gran dilema con moraleja incluida: solo hay una vida y hay que aprovecharla. El patio de butacas no se llenó, pero los que acudieron dieron buena cuenta de la actuación y la sobresaliente intervención de los dos actores, Práxedes Nieto y Víctor Carretero.

La propuesta de Síndrome Clown cuenta con grandes dosis de originalidad. Antes de comenzar, los conferenciantes encienden un cronómetro de una hora, argumentando que «el tiempo es oro». Con la idea de no hacer perder ni un minuto a los espectadores, la acción se sucede de forma frenética y los motivos para dejar de perder el tiempo llegan en forma de chiste continuo. Tras explicar con ingenio los diferentes tipos de tiempo, los ponentes comienzan a dar consejos para combatir las cosas de la vida que nos lo roban, todo ello con el reloj corriendo sin parar.

Un atril con diferentes husos horarios, una pizarra de metacrilato, una mesa y varios objetos con los que escenificar (con homenaje a los payasos de la vieja escuela incluido) las diferentes partes de la conferencia ocupaban el escenario. A pesar del humor y de las carcajadas, lo cierto es que el mensaje de fondo caló y los conferenciantes consiguieron transmitir una visión más relajada y eficiente de la vida. De hecho, a ellos les sobró tiempo del omnipresente cronómetro para anunciar el estreno de un libro en el que se recoge el mensaje de la obra ilustrado por el dibujante y colaborador de SUR Ángel Idígoras, que estuvo presente entre el público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos