El Gobierno baja el IVA de las entradas de cine del 21% al 10%

El Ejecutivo redujo en junio el impuesto solo a los espectáculos en directo, excluyendo el cine, lo que desató las protestas del sector

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME MADRID.

A partir del próximo año las entradas de cine costarán, de media, un euro menos. Esta disminución en el precio se efectuará después de que Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte, confirmara que la bajada del IVA del cine, del 21 al 10%, será incluida en los Presupuestos Generales del Estado para 2018. Hasta ahora, el cine es el único arte afectado por la subida del IVA cultural, del 8 al 21%, aprobada en 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy. El pasado junio, el Ejecutivo redujo el impuesto al 10% para los espectáculos en directo, excluyendo la exhibición cinematográfica y encendiendo las protestas del sector.

Según un estudio del pasado febrero de 2017, realizado por Facua-Consumidores en Acción en cincuenta capitales de provincia y las dos ciudades autónomas, el cine más caro está en Barcelona con la entrada a diez euros en fin de semana y el más barato se encuentra en Santander, con un precio de cuatro euros. El precio medio para acudir a los cines en fin de semana es de 7,24 euros. Si se aplican las promociones y tarjetas de fidelización, la entrada baja a una media de 6,41 euros. Se espera que, con la bajada del IVA, el próximo año éste sea el precio generalizado.

Se trata de una reclamación que tanto partidos de la oposición como el sector cinematográfico y asociaciones de profesionales llevan realizando desde 2012. Varios responsables de esta industria consideran que el aumento del impuesto los castigó cuando ya estaban al borde del colapso, llevando al cierre de decenas de salas de teatro, cine y conciertos, entre otras consecuencias. No obstante, en el último lustro el precio de las entadas no ha impedido que películas como 'Ocho apellidos vascos', 'Lo imposible' o la saga de 'Torrente' incrementaran los ingresos del sector cinematográfico español.

El Ejecutivo prometió reducir el IVA cultural «en cuanto las cuentas lo permitieran». La compraventa de arte obtuvo la bajada al 10% en enero de 2014. A los espectáculos en vivo -teatro, danza, ópera, títeres, circo y toros- se les exigió mucha más paciencia, hasta el pasado junio. Sin embargo, y a pesar de varias iniciativas presentadas en el Congreso para instar al Gobierno a reducir también el IVA en las entradas de cine, el sector continuaba esperando ente varios encontronazos con el Ejecutivo. En 2013, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, restó importancia a las consecuencias de la tasa cultural y afirmó que los problemas del cine tenían que ver «también con su calidad». Y durante los últimos años, la gala de los Goya acogió protestas y declaraciones polémicas de actores y directores en contra del trato que el cine recibía por parte del Gobierno.

Fotos

Vídeos