LA GENERACIÓN C

SORA SANS

Aún no han nacido y, por lo tanto, aún no tienen nombre, pero podríamos llamarlos 'La generación C': 100% Conectados, 100% Consumidores, 100% Críticos, 100% Comparadores. Una generación que crecerá con una tecnología que aún nos parece ciencia ficción, y sin embargo, está ya en la calle. El iPhone X y su reconocimiento facial o Amazon con sus nuevas tiendas Amazon Go, son dos ejemplos tangibles de lo que está por venir. Esta semana el gigante del eCommerce anunciaba la inauguración de un nuevo supermercado en el que no hay ni cajeros ni cajeras. Entras, coges lo que quieres y te vas. Fin. Si tienes móvil, tan solo tienes que descargar su aplicación, llenar el carrito desde el dispositivo mientras llenas tu bolsa de la compra y al salir por la puerta, el importe se carga en tu tarjeta o en los miles de métodos de pago nuevos que están apareciendo. Así que el refrán ahora será «tú te lo compras, tú te lo guisas, tú te lo comes». Pero esta increíble facilidad para los usuarios es un arma de doble filo: ¿qué pasará cuando comprar sea así de sencillo pero no tengamos trabajo con el que pagar nuestras compras? Porque el primer supermercado Amazon Go tiene unos 550 metros cuadrados, no es gran cosa, pero ya podría estar dando trabajo a 2 o 3 cajeros, algunos reponedores, un supervisor... ¿qué pasará cuando sean robots los que repongan las estanterías, manejen el stock o atiendan mediante chat bots las preguntas de los clientes? Entonces estaremos ante una segunda Revolución Industrial, que esta vez será una Revolución Comercial. Y aquí es donde nace nuestra generación C, fruto de nuestros genes, heredera de nuestro bagaje cultural, inspirada por cientos de miles de fuentes de datos, redes, conexiones... seguidora de los pocos elegidos que triunfarán mañana y, por supuesto, total y absolutamente Confundida al aterrizar en el mundo real, ese mundo en el que hay que llegar a fin de mes. Amazon quiere construir 2.000 de estas tiendas en la próxima década, así que el mundo va a necesitar correr para transformarse en algo viable, o bien la generación C tendrá que nacer con la habilidad de hacer la fotosíntesis y vivir del aire. Lo que está claro es que esta nueva transformación está empezando ya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos