CON TODA LA FUERZA

JUAN FCO. GUTIÉRREZ LOZANO

Los Javis, también llamados 'las Javas' por el público de 'OT', son las estrellas más rutilantes del momento. Rutilar quiere decir brillar y eso es lo que hacen a su paso Ambrossi y Calvo, Calvo y Ambrossi. Además de en la última semana del concurso, lo podrán hacer el próximo sábado en los Goya, donde acuden con 5 nominaciones por 'La llamada', entre ellas las de Belén Cuesta y Anna Castillo. Y es que no paran: triunfaron el domingo en los Premios Gaudí y hace días en los Premios Feroz, con chaquetas de lentejuelas y con un discurso de Calvo (Javi el alto: a ellos les pasa como a Tip y Coll) emocionado y reivindicativo sobre la diferencia, el amor, los sueños. Para colmo Netflix estrenó ayer su afamada primera película, no tan vivaracha como en teatro pero sí llena de gozo y de ese buen rollo que muchos ven mal por desideologizado.

Antídotos contra cenizos, son en apariencia los Javis dos jóvenes espigados de pelo ensortijado y dieta estricta. Asemejan ser estos novios como dos hermanos, como un personaje de cómic desdoblado salido de Malasaña e inocentón. Pero vaya racha llevan, ya les digo. Al éxito escénico de 'La Llamada' le siguió el de 'Paquita Salas', tragicomedia que ahora tendrá continuación. Y qué grandes esos adelantos en Youtube de la segunda entrega, con Paquita buscando al 'Boss' de Netflix.

He aquí dos jóvenes estrellas de su tiempo que brillan en las pantallas de los móviles. Su reino no es solo Netflix: es también Youtube, donde los Javis han ayudado a que 'OT' arrase hasta la ceremonia de coronación eurovisiva de anoche, o hasta la batalla final de la semana que viene. Han sido, en teoría, los docentes de interpretación, pero también han ejercido de psicólogos, de abrazadores de paño de lágrimas, de hermanos mayores para abrir los ojos a la madurez a estos jóvenes cantores que comen mucho pan de viena con aguacate. No han inventado el método Stanislavski, vale, pero han contribuido al milagro: sin ellos quizá 'Tu canción' de Amaia y Alfred hubiera sido menos nuestra, ah. Y sin duda 'Lo malo' hubiera sido peor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos