Cinco miradas para retratar el mundo

Emilio Morenatti, Ouka Leele, Iñaki Relanzón, Ribas I Prous, Eduardo D’Acosta y Manuel Viola, presidente de SFM. /Álvaro Cabrera
Emilio Morenatti, Ouka Leele, Iñaki Relanzón, Ribas I Prous, Eduardo D’Acosta y Manuel Viola, presidente de SFM. / Álvaro Cabrera

Ouka Leele, Eduardo D’Acosta, Iñaki Relanzón, Ribas i Prous y Emilio Morenatti ofrecen una masterclass antes de fallar en Málaga el Premio Asisa de Fotografía

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Hay tantas miradas como personas en el mundo. Algunas perspectivas permiten, además de reflejar la realidad, contar a golpe de instantánea historias que muchos son incapaces de concebir. El arte de la fotografía permite a sus maestros trasladar al espectador sensaciones y realidades que no todo el mundo tiene la suerte –o la desgracia– de vivir. El IX Certamen Internacional de Fotografía Asisafoto reunió ayer en la sala de conferencias del Hospital El Ángel a cinco de los mejores artistas españoles de la imagen: Emilio Morenatti, Iñaki Relanzón, Eduardo D’Acosta, Ouka Leele y José María Ribas I Prous. Se trata de los miembros del jurado de este año, que ayer desvelaron sus secretos frente a algunos de los participantes del concurso, ansiosos por conocer cómo utilizan su mirada para retratar el mundo.

La novena edición del certamen roza los 3.000 participantes y recibe más de 28.000 obras aspirantes a los premios

El experto en fotografía monocromática José María Ribas I Prous hizo las veces de maestro de ceremonia presentando a los miembros del jurado, que varían cada edición –en años anteriores, figuras como Marina Cano y Chema Madoz ocuparon ese puesto–.

La primera en contar su experiencia fue Ouka Leele, que a su vez era la artista más polifacética del plantel, ya que además de a la imagen se dedica a la pintura y a la poesía. «Entré en la escuela de fotografía para mejorar la técnica, pero no sabía que mi vida iba a cambiar tanto», confesó. Hizo un recorrido por su espontaneidad adolescente, siempre en blanco y negro, porque no sentía «lo mismo» al ver el color fotográfico con respecto a los tonos de la vida real. Entre algunas instantáneas de su fase inicial, Leele desveló el secreto más preciado de su carrera, el salto a la integración de pintura y fotografía: «Empecé a mezclar dos cosas que me fascinaban».

El proceso de Leele parece simple: fotografías en blanco y negro y tintas aplicadas a mano –con la llegada del mundo digital ha experimentado con la aplicación de color por ordenador– para enfatizar su visión. La mayoría de sus obras más conocidas son fruto de dicha fusión entre técnicas, influenciadas por el colorido de la Movida Madrileña. Títulos como ‘Hoy viene mi psiquiatra’ sirvieron a la fotógrafa para ilustrar algunos de los procesos más ingeniosos de su carrera, hasta llegar al famoso e icónico retrato de Adolfo Suárez con la bandera de España sobre la cara.

Los protagonistas

Ouka Leele Premio Nacional de Fotografía

Madrileña, retratista de la movida. Premio Nacional de Fotografía en el año 2005. «He producido más cuando tenía que decidir si comprar papel de foto o comida».

Iñaki Relanzón Fotógrafo de naturaleza del año

Fotógrafo de naturaleza del año de la BBC, experto en los pirineos y en islandia: «La fotografía es un instrumento».

Ribas I Prous Presidente del jurado

Experto en la fotografía monocromática y figura del arte nacional, es el presidente del jurado –el único que participa en todas las ediciones–.

Eduardo D’Acosta Escuela de Arte de Sevilla

Estudioso de la fotografía y divulgador de sus claves, animó a los asistentes a trabajar en «proyectos creativos».

Emilio Morenatti Asociated Press

Editor en Europa para AP. Mención de honor del World Press Photo en 2007; FotoPres 2009. «Aprendí a cagarla una y mil veces».

El malagueño Eduardo D’Acosta, profesor en la Escuela de Arte de Sevilla, mostró a los participantes algunos de los secretos de sus fotografías – «los que me conocen saben que pocas veces hablo de mi trabajo»–. D’Acosta cuestionó frente a los asistentes la necesidad de visibilidad de los fotógrafos, «que a veces desgasta», y recordó que la fotografía es un medio para contar historias: «No hay que tenerle miedo a coger la cámara y hacer fotos sin más».

Su experiencia estudiosa del mundo de la imagen le ha llevado a profundizar en conceptos fotográficos complejos. «Cuando tienes una idea en la cabeza y la trabajas puede haber alguien por ahí interesado en lo mismo y que lo compre», dijo, mostrando un encargo que le llevó a pasar quince días en la Toscana gracias a un proyecto de tintes matemáticos sobre la pérdida de la percepción de la perspectiva. «El concepto de arte es algo que nos apropiamos y moldeamos a nuestro antojo».

Emilio Morenatti aportó el enfoque periodístico a la sesión. Su carrera profesional se ha centrado en los conflictos armados y en las víctimas de guerra. Su intervención mantuvo en vilo a los asistentes ya que su trabajo muestra una dureza poco habitual. «Alcanzar ese nivel de reporterismo fue algo que surgió gracias a un bagaje anterior; cada día era un reto, pero asequible porque ya había vivido mucho», dijo sobre su conocimiento de Afganistán. Para Morenatti, los errores son parte del crecimiento del fotógrafo: «Aprendí a cagarla mil y una veces» en un periódico local.

Relató cómo su cobertura sobre el conflicto del Perejil le llevó a Afganistán gracias a «coger una barca hinchable» y tirarse hacia la isla junto a un compañero. La embarcación se hundió y la foto no valió la pena, «pero llamó la atención del jefe», lo que se convirtió en un billete directo a su sueño: el reporterismo de guerra.

Iñaki Relanzón restó importancia a la cámara y subrayó la necesidad de vivir experiencias

Iñaki Relanzón, fotógrafo de naturaleza que colabora con National Geographic y la BBC entre otros, y que atesora numerosos premios –BBC Wildlife Photographer of the Year–, recordó que la fotografía es «un instrumento», al que en su caso ha llegado desde su pasión por la naturaleza. «He intentado vivir en contacto con todo tipo de realidades, disfrutar y escenas para compartir». Explicó que para captar imágenes espectaculares hay que vivir escenas igual de espectaculares: «Captar imágenes buenas es muy complicado». Dijo, restando valor a la calidad del equipo, centrándose en la luz.

Morenatti se lanzó al Perejil en una barca hinchable para impresionar al jefe de AP

Esta edición, que ha vuelto a contar con el asesoramiento artístico de la Sociedad Fotográfica de Málaga, ha recibido el trabajo de casi 3.000 personas de todo el mundo, un crecimiento «notable» según explicaron desde la organización, que este año ha decidido que los aspirantes puedan participar de forma digital. Asisafoto es uno de los concursos celebrados en España con mayor dotación económica, un total de 36.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos