La Fiscalía se querella contra Invader y el director del CAC Málaga por los mosaicos en edificios BIC

Palacio Episcopal. Mosaico de la gitana sobre una de las fachadas del inmueble catalogado como BIC. :: a. cabrera./SUR
Palacio Episcopal. Mosaico de la gitana sobre una de las fachadas del inmueble catalogado como BIC. :: a. cabrera. / SUR

El ministerio público los acusa por un presunto delito contra el patrimonio y vincula la intervención del artista urbano con una invitación del museo malagueño

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

La torcida historia de los mosaicos del artista Invader en Málaga escribió ayer un nuevo capítulo. El enfrentamiento político entre el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía por la retirada de estas obras urbanas de las fachadas de edificios protegidos como Bien de Interés Cultural (BIC) en el centro de la capital derivó ayer hacia un nuevo escenario, los juzgados. Más concretamente hacia la Fiscalía de Medio Ambiente con la presentación de una querella contra el propio creador galo y contra el director del el director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga, Fernando Francés, por un presunto delito contra el patrimonio histórico artístico.

De los 29 mosaicos realizados por Invader en su intervención del pasado mes de mayo, dos son los que han motivado esta querella: un pulpo situado en la fachada del Palacio de Salinas y un gitana adherida a la del Episcopal. Ambos edificios están catalogados como BIC. Precisamente, el propietario del último de ellos, el Obispado de Málaga, denunció la presencia de esta pieza ante el Ayuntamiento de Málaga y la Consejería de Cultura, señalando que «la fachada del Palacio, catalogado como Bien de Interés Cultural y protegido por el artículo 19 de la Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía, no es un lugar apropiado para ello».

Según se indicó ayer desde la Fiscalía de Medio Ambiente a Europa Press, los mosaicos fueron colocados sin consentimiento de los titulares de edificios que tienen protección como Bien de Interés Cultural. Además, el ministerio público considera que, presuntamente, el artista vino a Málaga por invitación y previo concierto con el director del CAC, Fernando Francés.

El alcalde defendió ayer que con una obra «de Invader, un edificio protegido tiene ahora más interés» La Fiscalía pide investigar la identidad del artista que se esconde tras el seudónimo Invader

Según un informe de la Policía Local adelantado por este periódico (ver SUR 7/6/2017), la actividad y las fotografías en redes sociales desde el perfil del director del museo malagueño mostraban su vinculación con la presencia de Invader en la ciudad y con su intervención. Este periódico quiso ayer conocer la opinión de Fernando Francés sobre esta querella, aunque desde el servicio de prensa del CAC se informó que el director no realizaría declaraciones.

Investigar la identidad

Una de las incógnitas de la investigación de la Fiscalía es conocer la identidad del artista que, pese a llevar dos décadas en activo, sigue escondiendo su verdadero nombre tras el seudónimo de Invader. En su propia página web, el creador urbano se identifica como un «artista libre no identificado» y explica que eligió un sobrenombre para aparecer «siempre detrás de una máscara».

Por esta razón, la Fiscalía de Medio Ambiente solicita en su querella al juzgado que autorice al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil a investigar la identidad del artista, además de que tome declaración de investigados, testigos y peritos, entre otros. Precisamente, esta unidad de la Benemérita realiza diligencias desde que recibió traslado del caso por parte de la Consejería de Cultura, que tiene la potestad en la protección del patrimonio.

Según el Código Penal, las penas por el presunto delito por alteración grave de edificios singulares o daños a elementos del patrimonio histórico está sancionado con penas que pueden ir desde una multa a una condena de seis meses a tres años de prisión.

Tras conocer la querella de la Fiscalía, el alcalde Málaga, Francisco de la Torre, quiso desvincular la actuación del artista de la del director del CAC Málaga. «Que yo sepa Fernando Francés no ha puesto nada en las paredes de Málaga», comentó el dirigente, que insistió en que no veía la «relación» con el responsable del Centro de Arte Contemporáneo.

Sobre la confrontación con la Junta de Andalucía que instó al Ayuntamiento a eliminar estos mosaicos, De la Torre se refirió a la «dificultad de hacerlo sin afectar a los edificios» protegidos y planteó sus dudas sobre la retirada de los mismos ya que carecen de las competencias en materia de protección del patrimonio.

Además, el alcalde defendió que, pese a las normas de los inmuebles BIC, «alguien podría decir que, con una muestra de Invader, un edificio protegido tiene ahora más interés». De esta forma, Francisco de la Torre se sitúa en la línea de unas polémicas declaraciones del director de CAC, Fernando Francés, a RTVE en las que afirmaba: «Pediría que se estudiase bien este asunto y que fuéramos conscientes de que se puede destruir una pieza de muchísima importancia, a lo mejor, de más importancia que el propio BIC».

La querella conocida ayer contra Francés se une a otras actuaciones relacionadas con las actividades de su empresa Gestión Cultural y Comunicación S.L., como la investigación de la Fiscalía sobre la adjudicación del MAD de Antequera o la auditoria que ha puesto en marcha el Ayuntamiento sobre la gestión del CAC Málaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos