El Festival de Cine de Málaga se reencuentra con Antonio Garrido

Juan I. Montañés, José M. Ruiz, Francisco de la Torre y Juan A. Vigar. /Ñito Salas
Juan I. Montañés, José M. Ruiz, Francisco de la Torre y Juan A. Vigar. / Ñito Salas

El paseo Antonio Banderas contará con un monolito en honor al creador e impulsor de la cita cinematográfica

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El mundo de la cultura malagueña todavía llora la muerte de Antonio Garrido Moraga. El profesor universitario, académico y político dejó un vacío que ahora sus amigos pretenden completar con su recuerdo. Ayer se celebró el primero de los doce encuentros que se celebrarán en honor a Garrido en la sede de la Sociedad Económica de Amigos del País. El tema del coloquio fue la vinculación del académico con el Festival de Cine de Málaga, del cual fue creador hace 21 ediciones, e impulsor durante el resto de su vida.

El encuentro se celebró a diez días de que comience la cita cinematográfica, y en él participaron el actual director del festival, Juan Antonio Vigar; el que fue director del área de Cultura en tiempos de Garrido al frente de la concejalía, Juan Ignacio Montañés; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre y el presidente de la sociedad, José María Ruiz. Las intervenciones estuvieron cargadas de cariño hacia el personaje, que mantuvo una relación «muy estrecha» con los presentes, según señaló Ruiz.

Vigar fue el encargado de relatar la historia de amor ente Garrido «y su festival, como él lo llamaba cariñosamente». Entre los años 1995 y 2000 fue concejal de Cultura, y en ese momento «el Ayuntamiento se planteó la necesidad de rescatar la tradición cinematográfica en Málaga». Para ello hacía falta «imprimir una personalidad» que «solo él» supo encontrar: «Ese sentido que él tuvo de visión de futuro ha sido fundamental para el discurrir posterior del festival», señaló el actual director. «Pasado el tiempo nunca abandonó su creación; la fue cuidando, la fue mimando y mantuvo ese espíritu de posteridad en el tiempo. Quiso ayudar siempre desde el consejo y desde el consenso». Asegura que el creador de la cita cinematográfica también participó en el proceso de inclusión del cine iberoamericano como salto internacional: «Tuvimos largas conversaciones y él, como filólogo, lo entendió».

Por este vínculo, durante el próximo festival se inaugurará un monolito en honor a su creador, en el paseo marítimo Antonio Banderas, donde se recuerda a los premiados. «En un acto público y a la vez íntimo, descubriremos una placa que dirá ‘en memoria de Antonio Garrido, de cuya idea nació el festival’».

Montañés, quien fue su número uno en Cultura, admitió sentirse un privilegiado: «Antonio Garrido ha sido mi maestro durante cincuenta años, él me ha guiado». Con respecto al festival, recordó que su figura fue la de «simple apaga-fuegos», aunque se emocionó relatando la visita conjunta que hicieron a Madrid para exponer la idea a los productores de cine. De la Torre añadió que el papel cultural de Garrido no acaba en la ciudad: «Hizo mucho por España y se merece ser recordado».

Encomienda de Alfonso X

Además, el próximo sábado 14 de abril se celebrará la imposición de la Encomienda de Alfonso X –distintivo entregado por el Ministerio de Cultura–, en la Subdelegación de Gobierno. El nombramiento llegará menos de quince días de que se hiciera público el nombramiento, y la entrega póstuma se hará a la vez que la del poeta y articulista de SUR Manuel Alcántara, que la recibió en el año 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos