Ferrer-Dalmau: «Me fui de Cataluña cansado de discutir con abducidos»

Augusto Ferrer-Dalmau, junto a uno de sus cuadros de batallas/Gabriel Villamil
Augusto Ferrer-Dalmau, junto a uno de sus cuadros de batallas / Gabriel Villamil

El ‘pintor de batallas’ presenta hoy en el Aula de SUR su último cuadro de gran formato, ‘La degollá’, que retrata una victoria sobre los franceses «muy desconocida»

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Le gusta contar batallas. Aunque sus relatos no tienen palabras, sino que entran por los ojos. Por la fuerza de sus personajes, el realismo de sus escenas y la espectacularidad de sus formatos. Augusto Ferrer-Dalmau (Barcelona, 1964) es un artista contracorriente. Se dedicó a la pintura de guerra cuando nadie reclamaba el género y se consideraba una moda decimonónica. «Me decían que estaba loco», cuenta el pintor que dejó a un lado paisajes y marinas para plasmar grandes conflictos de la historia de España. Hoy presenta en el Aula de Cultura de SUR su última gran composición, ‘La degollá’, que recrea la victoria de los Dragones de Almansa frente a la caballería francesa en 1809. «Es una batalla muy desconocida, que son los temas que busco para mis cuadros», explica el artista, cuya obra ha deslumbrado por su brillantez técnica y narrativa, aunque esta temática no ha sido muy valorada en círculos independentistas de su Cataluña natal. «Me fui de allí hace cinco años cansado de discutir con abducidos», confiesa.

Pese a que estamos en el momento más álgido del desafío soberanista, Ferrer-Dalmau se muestra optimista frente al desenlace. «Lo veo con esperanza porque Europa ha dicho que es una locura y Puigdemont ha conseguido el milagro de unificar a España, tanto la izquierda como la derecha», explica el artista, que admite sentirse parte de ese discurso unificador de Josep Borrell que agrupa a los que se sienten tan españoles como catalanes. «El mundo se está unificando, no es el momento de separarse», señala el autor, al que su amigo Arturo Pérez Reverte bautizó como ‘el pintor de batallas’.

Precisamente, un enfrentamiento militar es el protagonista de ‘La degollá’, que representa el momento en el que los soldados españoles de caballería cargaron contra las tropas francesas. Una pieza que recoge la «herencia» de grandes maestros como Velázquez o Goya para seguir «evolucionando porque el arte no es un punto y aparte». Una tradición que este seguidor del realismo de Antonio López ha convertido en la fotografía de aquella guerra. «Frente a los cuadros de batallas panorámicas que se practicaba hace siglos, yo hago la secuencia de una guerra, como un reportero que atrapa una instantánea», explica el pintor que añade que, con el cuadro que presenta hoy en Málaga, intenta que el espectador sienta «lo que ve ese soldado francés del lateral del cuadro al contemplar el ataque de la caballería: ¡La que se me viene encima!».

Aula de Cultura

Presentación:
Coloquio con Augusto Ferrer-Dalmau, pintor de batallas, que presentará el cuadro ‘La degollá’.
Organiza:
Aula de Cultura de SUR, con la colaboración de Obra Social La Caixa.
Fecha y lugar:
Hoy, miércoles 25, a las 20 horas, en el Hotel AC Málaga Palacio (Cortina del Muelle, 1). Asistencia libre hasta completar aforo.

La escena de ‘La degollá’ podría calificarse incluso de cinematográfica ya que los soldados y los caballos atrapados en plena carga transmiten movimiento, tensión y hasta rabia. «Con la fotografía haces mil disparos para que uno sea bueno. Yo trato de hacer una fotografía de la batalla y que sea la buena», confiesa el pintor catalán que descubre que la presentación en Málaga le hace especial ilusión ya que la ciudad forma parte de su biografía personal. «Trabajé dos años en Intelhorce como diseñador en los noventa y tengo un recuerdo maravilloso. Fue mi último empleo antes de dedicarme a la pintura», concluye el artista que, tras el acto de hoy, enviará ‘La degollá’ rumbo a Londres para que la obra forme parte de la colección privada que encargó esta monumental pieza.

Fotos

Vídeos