Fallece el director Isao Takahata, el padre de Marco y Heidi

O. BELATEGUI MADRID.

Cuando veíamos de críos 'Heidi' y 'Marco' en las sobremesas de La 1 no sabíamos qué era el manga -el cómic japonés- ni el anime, su traslación a la pantalla. La crítica de cine europea relegaba a la categoría de entretenimiento para la chavalería todos los dibujos nipones. Lo mismo daban los clásicos de Osamu Tekuza -el Disney japonés-, Eichi Yamamoto o Tauji Yabushita que 'Meteoro' y 'Mazinger Z'. Todo cambió a comienzos de los 90 con el fenómeno 'Akira'. Frente al concepto de animación limitada utilizado en las series tradicionales, el filme de Katsuhiro Otomo se presentaba como una orgía cyberpunk de movimiento y color.

Desde entonces, los autores de culto en el País del Sol Naciente han logrado estrenar sus largometrajes en nuestros cines. De entre todos ellos destacan dos: Hayao Miyazaki e Isao Takahata, fundadores del Estudio Ghibli en Tokio. El director falleció el jueves a los 82 años en un hospital de Tokio víctima de un cáncer de pulmón, según anunció un portavoz del estudio. Aquellos niños que devoraban 'Heidi' (1974) y 'Marco, de los Apeninos a los Andes' (1976), hoy cuarentones y cincuentones, le deben la dirección de unas series en cuyos créditos también figuraba Miyazaki. 'La tumba de las luciérnagas' (1988), una conmovedora historia de dos huérfanos en la ciudad de Kobe, devastada por los bombardeos en los últimos días de la II Guerra Mundial, permanece como su obra cumbre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos