ESTÚPIDO O ESTUPENDO

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

El cine se hace para adolescentes. Lo recordaba el otro día el escritor, filósofo y cinéfilo Javier Gomá, que se pasó por Málaga. No fue para ver una película, sino para charlar en el Aula de SUR. El celuloide se coló en sus reflexiones y constató que las películas se hacen para el público joven y que la cartelera, especialmente la que procede de EE UU, se ha vuelto estúpida. Su razonamiento se amplió a las series, que han pasado de ser un cementerio de viejas estrellas a vivir una edad de oro como refugio del talento y la inteligencia que han sido expulsados del cine.

Gomá no da fotograma sin hilo y explica con lucidez nuestro tiempo. Siguiendo su pensamiento podemos avanzar incluso más en serie. Estamos asistiendo a verdaderas maravillas catódicas, sobre todo en plataformas como Netflix, Amazon, Movistar o HBO, que pueden presumir del riesgo y la sorpresa que brillan por su ausencia en la ficción de las teles generalistas. Aunque también ya le estamos viendo los límites a este burbuja seriéfila. Algunos títulos, por muchos episodios que le demos cancha, tienen poco que contar y no dejan de ser producciones de relleno, 'low cost' o fallidas.

De la misma forma, el cine no solo vive del 'blockbuster'. También hay inteligencia más allá del entretenimiento. Películas arrebatadoras que huyen de la estupidez y resultan estupendas. Estoy pensando en 'Verano 1993', la cinta en catalán que ganó en el Festival de Málaga y que nos va a representar en los Oscar. Y leo que en San Sebastián aplauden una cinta en vasco, 'Handia', que llegará a los cines el 20 de octubre. Relatos y personajes que nos hablan del dolor, la muerte, la inocencia, la superación... Con mucho cine para dar. Aunque algunos les reprochen con vehemencia que no están habladas en español. Como si esos idiomas no fueran tan oficiales como éste en el que escribo. Y sin darse cuenta de que compran el estúpido mensaje del independentismo al igualar lo catalán o lo vasco con lo antiespañol. Sabina, que nos visita mañana, ya lo cantó con gracia en aquel rap: «¿O todos los vascos van con metralleta? Pues no, mire usted». Nuestras películas, sean en el idioma que sean, no tienen fronteras. No se las pongamos nosotros.

Fotos

Vídeos