El escritor mexicano Mario Bellatin se mantiene fiel a la experimentación en su nueva novela

ÁLVARO SOTO MADRID.

Durante un viaje por la India, mientras remontaba un río, Mario Bellatin (Ciudad de México, 1960) decidió lanzar su brazo protésico al agua. «Lo hice porque había desarrollado una relación de dependencia psicológica enfermiza con mi prótesis. Un artefacto que yo, una persona de un solo brazo y no alguien que perdió un brazo, no necesitaba».

La explicación a un hecho tan singular, enviada por correo electrónico desde México por Bellatin, puede ayudar a entender el perfil de este escritor de culto, maestro de la literatura experimental y autor de 'Salón de Belleza', elegida por los críticos en 2007 como uno de los cien mejores libros escritos en castellano en los últimos 25 años.

Bellatin publica ahora en España 'Carta sobre los ciegos para uso de los que pueden ver' (Alfaguara), otra novela corta turbadora y oscura, y protagonizada, como ocurre en la mayor parte de su literatura, por personajes que están al límite tanto física como intelectualmente. «Todo no es más que un simulacro para que la escritura exista», explica el autor, que rechaza que uno de sus temas principales sea cómo el ser humano percibe la realidad, aunque los seres que su imaginación crea tengan problemas para conocer el mundo.

Fotos

Vídeos