UNA ESCAPADITA

Juan Francisco Gutiérrez
JUAN FRANCISCO GUTIÉRREZMálaga

Los días se hacen más largos y el mundo se hace más pequeño. En esto de las apreciaciones sobre el tiempo y el espacio nunca dejaremos de sorprendernos, sobre todo conforme nos hagamos mayores. Este fin de semana la compañía Qantas ha hecho historia al operar un vuelo directo megatransoceánico, tan largo como la palabra que lo define. Sin escalas para repostar ni para estirar un poco las piernas. La ruta: desde Perth, en Australia, hasta Londres, Reino Unido. El avance histórico: hacer 15.000 kilómetros del tirón, en 17 horas y 20 minutos. Vale que Perth no es Sidney, oh, ni está en la costa dorada australiana sino en la menos conocida región occidental. Pero plantarse desde Europa en un salto allí mismo, en nuestras antípodas, bien vale la pena. De ahí que esta operación canguro queda apuntada ya en nuestra lista de escapaditas soñadas. Quizá no valga para un corto viajecito semanasantero, pero quién sabe, lo mismo sacan ustedes 34 horas y 40 minutos para un ida y vuelta, más el tiempo extra, para probarlo estos días. Aunque no nos hayan dicho cuánto cuesta el billete.

El hito ha sido posible gracias al Boeing 787-9 Dreamliner, que en este caso concreto se apodaba Emily y fue pilotado por una capitana en sus primeras horas. Dicen que esta aeronave fetén saca el doble de eficiencia al combustible de otras anteriores. Y claro, quienes han disfrutado como pioneros de esta ruta, entre ellos un reportero de 'The Sun', aparte de dar buena cuenta de algunas de las 330 bolsas de té de menta a bordo y de los cientos de bombones repartidos nos han contado sus impresiones al regreso, una vez bien dormidos. ¿Y cuál es la sorpresa? Que pese al alabado viaje sin escalas, pese a las pantallitas y botones para estar entretenidos, pese a las tres comidas fuertes y resto de avituallamiento diseñado para que no cundiera la deshidratación, todos se han quejado de lo mismo: aparte de la estrechez de los asientos, el vuelo no disponía de wifi, ay. Estar desconectados: ese otro drama contemporáneo del que no nos libramos ni al asaltar los cielos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos