ENREDADOS

Juan Francisco Gutiérrez
JUAN FRANCISCO GUTIÉRREZMálaga

Este 12 de marzo, día de Santa Fina, también se toma como la fecha de origen de la World Wide Web. O sea, de la vasta red digital que nos ocupa y nos preocupa, que nos tiene a todos entretenidos y afanados por igual. En 1989 Tim Berners-Lee describió en un documento su idea para hacer posible la transferencia de hipertextos. Y vaya ojo tuvo: la red y sus múltiples derivaciones gracias al desarrollo de Internet (un invento anterior) y de la tecnología (sobre todo móvil) nos han enganchado en una telaraña mundial de la que ya es complicado zafarse. Por suerte o infortunio.

Pero es que hoy festividad de Santa Fina también se celebra, qué cosas, el día internacional de los tuiteros. Sin duda esta red social de mensajes cortos -algunos bastos- es una herramienta que ha conseguido conectarnos más por medio de palabras, de fotos, de vídeos y de otros aliños añadidos, memes incluidos. En 2006 no sabíamos lo que era un 'hashtag' ni falta que nos hacía, pero hoy no hay programa de tele ni campaña política que no se acompañe de su etiqueta (también en Facebook, la red social campeona, o en la más juvenil y vistosa Instagram). Lo curioso es que sin ser la más seguida (unos 5 millones de cuentas en España, frente a las 23 de Facebook o las 13 de Instagram), Twitter sí es la más resonante. Aquella donde cualquier piropo o insulto se magnifica; donde muchos se asoman rapidito para informar o pontificar; donde la conmoción por el asesinato doloroso de un niño se deja oír mejor. O donde un día se conversa, es un decir, sobre el gran exitazo de la huelga feminista y muchos otros más proliferan mensajes machistas intolerables.

Porque al final ni la almohadilla ni la arroba nos han hecho cambiar tanto. Investigadores del MIT han comprobado tras un proceloso estudio de Twitter que una mentira tiene un 70 por ciento más de posibilidades de propagarse que una verdad. Y que la causa no debe buscarse ni en Siberia ni en robots maliciosos. En realidad lo que el pajarito nos dice es que acaso los culpables seamos nosotros mismos mostrándonos tal cual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos