Ejercicios de visibilidad

Dos visitantes contemplan algunas de las obras expuestas/SUR
Dos visitantes contemplan algunas de las obras expuestas / SUR
Crítica de arte

El Moments Festival sigue sumando ediciones. En ésta vuelve a ocupar distintas salas de exposiciones ymantiene el carácter multidisciplinar queconjuga creación, formación y estudio. Además,deja una monumental intervención mural enel barrio de La Victoria

JUAN FRANCISCO RUEDA

No sólo son cuatro ediciones, sino cuatro años consecutivos los que viene celebrándose el Moments Festival, con lo que ello supone de cara a generar una programación extensísima y cambiante en cada entrega, sin financiación pública y especialmente volcada a la formación artística. Como en las anteriores ediciones, este festival, organizado por la veterana publicación ‘Staf Magazine’, una revista referencial de la cultura urbana, tiene como sede principal la Escuela de Arte San Telmo, lugar en el que se desarrollan las exposiciones centrales; la amplísima oferta formativa, que supone una oportunidad de enriquecer y complementar los estudios de la propia institución con cursos muy específicos (figurinismo cinematográfico, cartelismo, diseño, recursos técnicos musicales o serigrafía); las proyecciones del ciclo de cine documental (dedicado, como es habitual, a la música, el ’graffiti’, el ‘skate’ y el surf), que cuenta con estrenos nacionales y europeos; así como las conferencias y encuentros sobre asuntos como el inicio del ‘skate’ en Málaga, la escena musical malagueña de los noventa, la influencia africana en el flamenco (de la mano de Raúl Rodríguez), el ‘graffiti’ o la fotografía urbana.

'Moments 2017. IV Jornadas de estudio de la cultura independiente'

La exposición.
En la Escuela de Arte San Telmo, ‘Variopinto’, de Mur0ne, y ‘The Pen Is Mightier Than The Board’, de Phil Morgan y Phil Hackett; en la Alianza Francesa, ‘Canela Party o la diversión como forma de arte’; en Matraca Gallery, ‘Rock Posters’, de Error! Design. El grueso de éstas está conformado por dibujos, carteles, serigrafías e impresiones digitales
Dirección.
Juan José M. Fuentes.
Lugares.
Escuela de Arte San Telmo. El Ejido, 3; Alianza Francesa. Beatas, 36; Matraca Gallery. Plaza Pintor Eugenio Chicano, 1. Todos en Málaga.
Fecha.
Hasta el 1 de diciembre en San Telmo; hasta el 2 de diciembre en Matraca Gallery; hasta el 15 de diciembre en la Alianza Francesa.
Horario.
San Telmo, de lunes a viernes, de 11.00 a 20.30 h.; Matraca Gallery, de lunes a sábado, de 10.00 a 14.00 h., y de 17.00 a 20.00 h.; Alianza Francesa, de lunes a viernes, de 10.00 a 13.30 y de 16.30 a 20.30 h.

Hasta la fecha, ha sido ésta la edición más participativa, con más de sesenta actividades durante los diez días de programación del festival. Programa éste que, junto a las numerosas presentaciones de libros en diferentes librerías y otros espacios, las exposiciones en distintitas instituciones al margen de San Telmo y la posibilidad del encuentro con los artistas –algunos verdaderamente referenciales– que son invitados a participar en la cita malagueña, permiten que con justicia este festival se acompañe de la descripción «Jornadas de estudio de la cultura independiente». En esta descripción también podría incorporarse el concepto «producción», ya que el festival ampara la creación artística.

En relación a este aspecto valga como ejemplo la intervención pictórica que el artista Mur0ne ha realizado en las medianerías que dan al patio del Colegio Público Nuestra Señora de Gracia, conocido como El Gracia, en el barrio de La Victoria. El mural resultante tiene más de 500 metros cuadrados de superficie, resueltos con el característico lenguaje de Mur0ne, que combina estructuras abstracto-geométricas de vívidos colores, al modo de un laberinto, y zonas en las que recrea galaxias. Ese mismo universo lo encontramos en ‘Variopinto’, un conjunto de dibujos y serigrafías, que presenta en algunas dependencias de San Telmo, y en el que se incorpora a los ya mencionados otros elementos como sugerencias de grafías y rastros del uso de ‘spray’ como inevitable alusión al mundo del ‘graffiti’.

‘Moments Festival’ se celebra desde hace cuatro años
‘Moments Festival’ se celebra desde hace cuatro años / SUR

El festival se ha venido caracterizando por propiciar que autores de relevancia del conocido como arte urbano -una etiqueta, a veces, demasiado ambigua, amplia y resbaladiza- expusieran en nuestro país, facilitando, así, la posibilidad de entrar en contacto con galerías nacionales; ése fue el caso de Tim Biskup, quien tras su presencia en la edición de 2015 expuso en la galería valenciana Espai Tactel. Este año, en la exposición central del Moments, ‘The Pen Is Mightier Than The Board’, es el turno de dos jóvenes y reconocidos ilustradores británicos, Phil Hackett y Phil Morgan, quienes reformulan los temas, técnicas y lenguajes propios del arte urbano, y, aunque disfrutan de gran visibilidad en este contexto (marcas de ‘skate’ o ‘fanzines’), también la poseen en medios como la BBC, ‘The Guardian’, ‘Washington Post’, ‘Financial Times’ o ‘The Economist’ y han colaborado en campañas para compañías como Air France o Coca-Cola. Aquí, cada uno con su estilo, mucho más gráfico y personal el de Morgan y mucho más pop y apropiacionista el de Hackett, comparecen con el mundo del patín como universo compartido.

Universo o pasión, ya que ambos, aunque en especial Hackett, parecen ‘retratar’ el ‘modus vivendi’ del patinador. Son ilustrativas sus irónicas obras en las que el patín parece asumirse como origen de un indudable riesgo físico, lo cual no evita su irrefrenable práctica. Con una ‘vis’ burlona, Hackett se apropia de numerosos objetos cotidianos y obras de arte icónicas para sustituir elementos definidores de éstos por tablas de ‘skate’. Para ello usa la paradoja y las imágenes dobles: chicles, ortodoncias, tablas de planchar, cigarrillos, tostadas o sardinas en lata pasan a ser sustituidas –o desplazadas- por monopatines. Asimismo, se apropia y transforma, mediante esas tablas, iconos de la cultura popular, muchos de los cuales fueron usados en los años sesenta por artistas pop (latas de Heinz o cajetillas de Lucky Strike que emplearon Warhol o Mel Ramos), para quedar transformados y resignificados con la introducción de esas tablas.

Por su parte, Morgan infiere al patín una curiosa organicidad que le permite moldearlo adaptándose a distintas formas, en ocasiones los accidentes y obstáculos que los patinadores urbanos atacan y superan en su recorrido por la ciudad, en su deriva por la urbe como veloces ‘flâneurs’. Los gráficos y vibrantes dibujos de Morgan, con colores flúor y electrizantes, se articulan como un cúmulo de signos, casi que como un alfabeto del mundo del patinaje. Ciertamente, entre ambos vienen a formular, mediante su elemento más representativo, una oda a ese deporte urbano, que representa un modo de vida. No podemos obviar cómo la subcultura del patín es asumida como una práctica universal, instaurada desde hace décadas en los contextos metropolitanos.

Además de la obra de Mur0ne, Morgan y Hackett en San Telmo, no deben ser desatendidas las exposiciones ‘Rock Posters’, de Error! Design en Matraca Gallery, y ‘Canela Party o la diversión como forma de arte’, en la Alianza Francesa. La primera permite un acercamiento al trabajo de Xavier Forné para grupos musicales como Guns n’ Roses y para numerosos conciertos. La segunda, por su parte, permite, como una especie de homenaje, abordar otro festival que se desarrolla en nuestra ciudad, el Canela Party, que ha cumplido una década de vida. Justamente, cabe valorar el fenómeno del festival no institucional –en ciudades como Valencia se acerca al medio centenar- como un ejercicio de visibilización y legitimación de expresiones culturales, síntomas sociales y entornos urbanos que, por su condición de populares o marginales –en los márgenes de lo hegemónico–, no siempre gozan de una atención privilegiada e incluso justa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos