Albert Boadella afirma que unas elecciones no solucionan el conflicto catalán y pide aplicar el 155

Boadella, en El Pimpi / Foto: F. González Vídeo: Pedro J. Quero

En Málaga, donde recibirá premio Libertad 1812, el actor y dramaturgo califica a Puigdemont de “delincuente” y acusa a los independentistas de consumar “una venganza contra España”

ANTONIO M. ROMERO

Desde hace varias décadas, la voz de Albert Boadella ha sido una de las más críticas y contundentes contra el nacionalismo en Cataluña. Ante la situación que se está viviendo en su región natal, el actor y dramaturgo ha afirmado este mediodía que la convocatoria de unas elecciones autonómicas no solucionarán el conflicto catalán y ha instado al Gobierno central a aplicar ya el artículo 155 de la Constitución española, que supone una intervención de las instituciones autonómicas.

En una rueda de prensa en Málaga, donde esta tarde recibirá el premio Libertad 1812 en su tercera edición y organizado por el Club Liberal, y ante las especulaciones de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, prevé anunciar la convocatoria de elecciones, Boadella ha sostenido que el resultado de las mismas sería muy similar a la actual distribución de fuerzas en el Parlamento autonómico.

“Es una paradoja que un delincuente (en referencia a Puigdemont) pretenda convocar unas elecciones. Se ha pasado la Constitución española por el forro”, ha afirmado a preguntas de los periodistas y ha añadido: “El Estado debe intervenir y acabar con la deslealtad de las instituciones catalanas y recuperar la democracia perdida. Se tiene que imponer la ley y la democracia y acabar con la mafia que está en el poder en Cataluña”.

En este sentido, ha sostenido que el Estado debe intervenir para recuperar la legalidad como “ejemplaridad” ante la ciudadanía para que nadie se salte las leyes y ha manifestado que el el independentismo es “un riesgo” no sólo para España sino para toda Europa “porque hay países que están intentando descomponer la Unión Europea”

Albert Boadella, que ha recordado que desde 1981 viene denunciando los peligros de la deriva nacionalista en Cataluña, ha dicho que en la sociedad catalana se ha instalado una patología muy peligrosa que es “la paranoia” y que el único tratamiento es aplicar un “electroshock de 360 grados”. A su juicio, parte de este tratamiento debe pasar por “intervenir la TV3, que es un núcleo de contaminación, y la educación”.

En este sentido, el actor y dramaturgo ha manifestado que los independentistas han construido una realidad a base de un discurso de ficción con el que pretende consumar “su venganza contra España, pasar las cuentas a España aunque eso suponga la ruina para Cataluña”.

Boadella, que ha reconocido que en una parte de su familia le ha dejado de hablar, ha dicho que va a ser “muy complicado” recuperar la brecha social abierta en la sociedad catalana. “Soluciones hay pocas porque no se ha intervenido a tiempo y la epidemia está fuera de control”, ha apostillado.

F. González

Aunque se ha mostrado satisfecho de su labor de denuncia en estos años porque los hechos le han dado la razón, ha manifestado que en el fondo “he perdido la batalla contra el nacionalismo” ya que no esperaba que se llegara al punto actual de la situación.

Albert Boadella recogerá esta tarde el premio Libertad 1812 en un acto en el Club Mediterráneo en reconocimiento a “su permanente lucha, defensa y ejercicio de la libertad a lo largo de su vida y su obra”. Distinción concedida por el Club Liberal 1812 que preside Rafael O'Donnell y que en sus dos ediciones anteriores recibieron José García Castillo, empresario fundador de este club, y Manuel Alcántara, poeta y articulista de SUR.

Boadella se ha mostrado “muy agradecido” por la concesión de este premio y ha dicho sentirse “abrumado” por el recibimiento. Tras su llegada a Málaga en el AVE a las 13.00 horas, de donde se ha bajado portando una pequeña bandera de España, el actor y dramaturgo catalán ha sido recibido por la profesora universitaria e integrante del club Ana Megías Calero. Ambos se han montado en una calesa tirada por dos caballos, con sus crines adornadas con moños con los colores rojigualda.

Tras el paseo, Albert Boadella ha llegado a la bodega El Pimpi, donde ha sido recibido por su propietario José Cobos, y ha dejado su firma en uno de los barriles con el texto: 'Para El Pimpi, con afecto del 'Bufón general de España'”. Después ha subido al Palomar donde un cuarteto (dos violines, una flauta y un clarinete) de jóvenes músicos de Torre del Mar ha interpretado el Himno Nacional en su versión larga mientras el dramaturgo hacía ondear la bandera de España que llevaba en su mano.

Fotos

Vídeos