La doble despedida de Roberto Polo

Barbara Rose y Roberto Polo posan en el Palacio de Episcopal de Málaga. /Francis Silva
Barbara Rose y Roberto Polo posan en el Palacio de Episcopal de Málaga. / Francis Silva

El mecenas descarta Málaga como sede de su colección y clausurará el domingo la muestra que promueve en el Palacio Episcopal

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Desde hace un año era una de las incógnitas que más elucubraciones despertaba en el sector artístico del país. El mecenas de origen cubano Roberto Polo había decidido que su imponente colección -con más de 7.000 piezas datadas desde 1890 hasta la actualidad- tendría su sede estable en España. Pero se negaba a concretar el destino. El pasado 4 de mayo, durante la presentación de la muestra que promueve en el Palacio Episcopal, confirmaba que Málaga era una de las ciudades en liza; pero al final sus fondos no recalarán en la capital. Es la primera despedida. La otra, la protagonizará dicha muestra, comisariada por la influyente historiadora Barbara Rose, que cerrará sus puertas este domingo.

La vastedad de los fondos de Polo era justo uno de los asuntos más difíciles de encajar en el posible desembarco de su colección en Málaga. Las fuentes municipales consultadas por SUR confirmaban las negociaciones con el artista y marchante y a la sazón patrono en The Metropolitan Museum of Art (Nueva York) y Gran Mecenas del Museo del Louvre de París. No obstante, desde el Ayuntamiento esgrimían la ausencia de un espacio capaz de albergar y exhibir esos fondos artísticos como principal hándicap para una cesión que veían improbable, como ahora se ha confirmado.

La de Roberto Polo es la segunda colección que se diluye en el horizonte de la capital malagueña, después de que el proyecto para instalar en Tabacalera una selección de piezas de artista norteamericano Sol LeWitt haya quedado por el momento en el dique seco, después de varias negociaciones con los herederos del autor.

La decisión de Polo se une al proyecto fallido para llevar obras de Sol LeWitt a Tabacalera

Una donación gratuita

De vuelta a Polo, su colección se repartirá entre dos ciudades: Toledo y Cáceres. Así lo anunciaban ayer mismo desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, que organizará el próximo 4 de julio la escenificación oficial del acuerdo con Roberto Polo. El plan del gobierno castellanomanchego es repartir los fondos de Polo entre el Museo de Santa Fe de Toledo y el Archivo Provincial de Cuenca. El planteamiento inicial pasa por instalar la colección a lo largo del año próximo y por el momento no han trascendido detalles como las condiciones generales o el periodo de vigencia de la donación gratuita del mecenas.

«Estamos hablando de un auténtico bombazo cultural», sostenía ayer el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante la comparecencia para dar cuenta del acuerdo con el coleccionista.

Sobre los motivos por los que Roberto Polo ha elegido Toledo y Cáceres en detrimento de otras candidatas españolas como era el caso de Málaga, García-Page avanzó que las dos ciudades castellanomanchegas «tienen un alto valor histórico». Y concluyó: «Él (Roberto Polo) está sugestionado por ambas ciudades, la verdad sea dicha, hemos hecho todo lo posible para que se enamore más todavía de las dos ciudades, y creo que ha visto mucha fluidez por parte de la administración regional, y además ha habido una enorme voluntad de captar esta inversión, como de tantas otras».

Fotos

Vídeos