Diez películas de 2017

Dunkerque. /
Dunkerque.
Flashback

Repaso a diez títulos destacados durante el año que se va

TXEMA MARTÍN

1. Mother! (Darren Aronofsky)

La película más sorprendente del año es un auténtico festín cinematográfico y un ejercicio de virtuosismo que pone a prueba al espectador y retuerce sus emociones durante dos horas extenuantes. Aronofsky, ecologista radical, presenta una trama en principio doméstica que en realidad esconde una segunda lectura: una epopeya sobre la naturaleza, la religión y la humanidad desde Adán y Eva hasta el más puro final.

Resulta asombrosa la capacidad de acumular tanta ambición entre las paredes de una casa. Jennifer Lawrence trabaja de forma fascinante con una interpretación que es capaz de enmudecer a cualquiera y que sostiene buena parte de peso del guion, y a ella le acompaña una terna de actores a la altura de las circunstancias. La exclamación de su título alude a una media hora absolutamente delirante y muy bruta: es un auténtico puñetazo del que resulta difícil no apartar la mirada.

Mother!
Mother!

2. A ghost story (David Lowery)

La historia más original jamás rodada sobre un fantasma es en realidad un cuento sobre la pérdida que propone una experiencia audiovisual que derrama belleza y meticulosidad en cada uno de sus planos. Resulta apabullante el sentido del tiempo que maneja gracias a unas elipsis que se van alargando hasta la eternidad. Mención aparte merecen el monólogo central de Will Oldham (Bonnie ‘Prince’ Billy) y la banda sonora firmada por Daniel Hart, que es sin ningún género de dudas la mejor de todo 2017.

3. Toni Erdman (Maren Ade)

Una comedia insólita, extraña e imprevisible que ha sido la gran sorpresa del cine europeo en los últimos años. Una oda al absurdo y al esperpento que huye de la melancolía y de la intensidad para proponer una risa sin carcajadas con un tono envuelto en la tensión y sin el menor sentido del ridículo que aprovecha todos y cada uno de los 162 minutos que dura.

4. Dunkerque (Christopher Nolan)

En plena tormenta del Brexit, el director británico firma la película más redonda de su carrera y una de las mejores películas bélicas de la historia del cine. Sus secuencias iniciales son de un dominio técnico asombroso. Y su moraleja incide en la máxima que dice que en las guerras no hay vencedores ni vencidos, sólo supervivientes.

5. Personal Shopper (Olivier Assayas)

Después de confirmar con su anterior película, ‘Viaje a Sils Maria’, que Kristen Stewart es una gran actriz, Assayas le da otra oportunidad para que firme la mejor interpretación de su carrera. Su compleja mezcla de géneros convierte a esta película en un objeto poliédrico, hipnótico y original que rompe con todas las convenciones de una manera discreta y elegante.

Crudo.
Crudo.

6. Crudo (Julia Ducournau)

Otra buen ejemplo de renovación del cine de terror que en ningún momento cae en la tentación del ‘gore’ y que es capaz de romper cualquier esquema en una película sobre canibalismo que no da miedo, sino que propone un viaje de autodescubrimiento en torno a la adolescencia. Ha sido sin lugar a dudas la gran sorpresa del cine francés, y a esta directora hay que seguirle la pista.

7. Manchester frente al mar (Kenneth Lonergan)

Película triste donde las haya, a veces incluso cruel pero sin perder un ápice de sentido de la belleza, que tiene unas interpretaciones sólidas y envueltas en la contención y una atmósfera cautivadora. Esta historia sobre la culpa es la segunda oportunidad de un gran director maldecido por los problemas de su anterior cinta, ‘Margaret’, que no hay que cansarse de reivindicar.

8. El sacrificio de un ciervo sagrado (Yorgos Lanthimos)

El director griego en el que todo el mundo se fijó después de ‘Canino’ firma su segunda película rodada en inglés, también con Colin Farrell como protagonista. En esta dura tragedia le acompaña Nicole Kidman que aporta frialdad a una historia ya de por sí heladora y exenta de piedad, con tintes surrealistas y sobrenaturales que aportan valor al aura de una película extraordinaria.

9. En realidad, nunca estuviste aquí (Lynne Ramsay)

Esta adaptación del cuento del novelista norteamericano Jonathan Ames es un radical triunfo del estilo. Joaquin Phoenix deslumbra haciendo de antihéroe atormentado que se dedica a salvar a mujeres explotadas en este thriller complejo y no apto para todos los públicos. Las comparaciones con ‘Taxi driver’ no son en absoluto casuales.

10. Yo, Daniel Blake (Ken Loach)

La mejor película de Loach en muchos años se mantiene fiel a un estilo sobrio y realista que cada vez resulta más sofisticado alcanzando la cima de la perfección. Se trata además de una historia imprescindible sobre la crisis económica y la manera en que el Estado deja tirados a sus ciudadanos de una forma cruel en nombre del capitalismo y de la ley del más fuerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos