El espionaje español logra descifrar las cartas de Fernando el Católico y el Gran Capitán

Miembros del Centro Nacional de Inteligencia se tomaron la investigación como un reto tras visitar una exposición del Gran Capitán en Toledo

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Un reto personal y profesional pero también un servicio a España para desentrañar uno de los misterios de la historia de nuestro país. Así se plantearon varios miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) la complicada tarea de descifrar el contenido de cuatro de las cartas que Fernando el Católico envió a Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, a principios del convulso siglo XVI.

Cartas encriptadas y llenas de símbolos que durante 500 años nadie había podido descifrar hasta que espías españoles lo han conseguido. Su particular reto nació a finales de 2015 a raíz de una visita que realizaron a la exposición “El Gran Capitan” que el Museo del Ejército, de Toledo, acogió desde septiembre de 2015 hasta enero de 2016. Según el comisario de aquella exposición, el coronel Jesús Ansón Soro, a los miembros del CNI se les informó del “descifrado imposible” de aquellas cartas “y aceptaron voluntariamente el reto”. Durante seis meses han trabajado duramente examinando unos escritos encriptados con una amalgama de 200 símbolos y números que resultaban ininteligibles para quienes no fueran el Rey Católico y el Gran Capitán.

Instrucciones muy minuciosas

Según ha informado el coronel Ansón, lo más llamativo de estas cartas es que transmitían órdenes “muy concretas y minuciosas” que hubo que enmascarar “de forma necesaria y fundamental” por si caían en manos enemigas “asuntos como secretos de alianzas, negociaciones, estrategias militares e incluso traiciones”. Y es que a principios del siglo XVI estas cartas tardaban unos quince días en llegar a su destino y se estaban librando decisivas batallas en el Mediterráneo para marcar el equilibrio geopolítico de Europa. Las instrucciones eran tan detalladas que en ellas el rey le informaba del envío de tropas, cómo administrar la justicia entre las tropas, cómo recaudar y gestionar fondos en las tierras conquistadas, cómo hacer prisioneros y algo llamativo: cómo ganarse el afecto de los súbditos en Nápoles impulsando y promoviendo matrimonios entre viudas de soldados italianos y soldados españoles.

Mensajes que debían estar convenientemente protegidos en una época de intrigas, traiciones y alianzas que se rompían con excesiva facilidad.

El reto personal de los miembros del CNI no sólo ha servido para descifrar ahora estas cartas secretas ya que “el proceso que se ha seguido en esta investigación puede servir para transcribir otras cartas y textos que están en archivos y bibliotecas sin descifrar gracias a la experiencia que hemos tenido”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos