'La Desbandá', vista por Bertolt Brecht

'La Desbandá', vista por Bertolt Brecht

El Festival de Teatro de Málaga estrenará 'Los fusiles de la señora Carrar', una rareza en la producción del autor alemán sobre la huida de la carretera de Almería en febrero de 1937

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

- Tal vez pueda simplificar la pregunta si le recuerdo los sucesos de Málaga.

- Sé a qué se refiere. ¿Pero está seguro de que en Málaga no hubo resistencia?

- Usted sabe que cincuenta mil fugitivos, hombres, mujeres y niños, que se encontraban en el camino a doscientos kilómetros de Almería, fueron segados por los cañones de los barcos, por las bombas y las ametralladoras de los aviones de Franco.

El Obrero y El Cura discuten sobre las mentiras y los dramas de la guerra y ese fragmento deja la única mención explícita al suceso que surca toda la obra: 'La Desbandá', la trágica huida desde Málaga de decenas de miles de personas por la carretera de Almería en febrero de 1937. Aquel suceso es el asunto central de 'Los fusiles de la señora Carrar', una pieza no demasiado conocida de Bertolt Brecht que llegará a las tablas del Echegaray durante el próximo Festival de Teatro de Málaga.

La compañía malagueña La Imprudente estrenará el viernes 26 de enero su versión de la pieza que el padre del Teatro Épico sitúa “una noche de abril de 1937, en una casa de pescadores andaluces” entre Motril y Málaga. Teresa Carrar es la madre de José y Juan, la viuda de un obrero que partió a la huelga general del 34 en Oviedo y que regresó malherido para morir antes de llegar a casa. Teresa intenta por todos los medios que sus hijos no tengan la misma suerte, que se echen al mar para seguir con el oficio de pescadores, por eso intenta aislarlos del exterior y por eso cuando su hermano Pedro le pide los fusiles que guarda en casa en para llevárselos al frente republicano, primero se niega. Luego, la vida -y sobre todo, la muerte- le harán cambiar de opinión.

Bertolt Brecht
Bertolt Brecht

“Los fusiles de la señora Carrar es una pieza diferente en la producción de Brecht, primero porque está escrita en un solo acto, sin cuadros ni anuncios, el tiempo es único, una noche, al igual que el espacio, la casa de la familia Carrar, y la acción: refugiarse en las tareas domésticas para sobrevivir a la guerra”, ofrece el director de La Imprudente, Sebastián Sarmiento, quien añade: “En toda la obra no hay una sola indicación sobre la música; y esto tiene una razón, el poco tiempo que pasó entre la masacre de civiles en la carretera de Almería, en febrero de 1937, y el estreno en París, el 16 de octubre del mismo año. Es bastante probable que la intención del dramaturgo y director alemán fuera la rápida difusión de la obra entre los obreros y futuros milicianos, en un periodo de evidente tensión bélica”.

Alejandra Cid, Vicente Arcos, Pablo Fortes, Miguel Zurita y María Benítez componen el reparto de la obra dirigida por Sarmiento a partir de la traducción de Miguel Sáenz y que cuenta con el acompañamiento musical firmado por Raquel Pérez Alberdi. Y justo sobre el papel de la música se detiene el director de la compañía malagueña: “El uso de elementos sonoros no sólo contribuyen al desarrollo de la fábula, sino que conectan al espectador con la ambientación de la época y a su vez lo distancian de la realidad que observa, conectándolo con el universo que tiene en su día a día.

Y así surge, casi como un personaje más, la radio de los Pérez, los vecinos de los Carrar. La caja de resonancia de la que Teresa quiere apartar a sus hijos. El cuadrado de madera desde el que se escucha a Queipo de Llano gritar: “¡Malagueños, maricones, le vais a poner pantalones a la luna!”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos