Desaparece un segundo mosaico del artista urbano Invader

Antes y después, la imagen del mosaico y tras su desaparición. /SUR
Antes y después, la imagen del mosaico y tras su desaparición. / SUR

La obra, que se encontraba en uno de los accesos al Palmeral de las Sorpresas, ha sido arrancada como el que se eliminó en La Malagueta

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

De los 29 mosaicos de marcianitos que dejó el artista francés Invader en las calles de Málaga en mayo del año pasado, ya sólo quedan 27. Lo paradójico es que no han desaparecido los dos más polémicos, los instalados en las fachadas de inmuebles protegidos como Bien de Interés Cultura (BIC) del centro histórico, sino sendas obras que se encuentran en la zona litoral de la capital, fuera del foco de la controversia. Concretamente, la última obra en desaparecer es un característico marcianito rojo de este creador que se encontraba en un pilar que daba la bienvenida al Palmeral de las Sorpresas.

La pieza era visible para los peatones que accedían al recinto portuario desde el paseo de los Curas, aunque según se constató ayer ha sido arrancado de la piedra siguiendo un método parecido al que se utilizó para extraer en junio pasado otro mosaico que se encontraba situado sobre el hormigón de un espigón de La Malagueta. En el caso del desaparecido ahora en el Palmeral de las Sorpresas, ya solo queda la huella del adhesivo utilizado por el creador francés para pegar su obra en la columna en la que se encontraba. Da la casualidad de que las dos obras desaparecidas son casi gemelas ya que representaban marcianitos rojos, sobre suelo amarillo –aparentemente representaba la playa– y fondo azul cielo.

Estas desapariciones alimentan aún más el enredo en torno a la obra del artista galo Invader, cuya intervención en la capital derivó en una disputa administrativa entre la Consejería de Cultura, que pedía eliminar 15 de los 29 mosaicos del artista –todos los que se encuentra en el casco antiguo, protegido en su conjunto como BIC–, y el Ayuntamiento de Málaga, que abogaba por conservar todas las piezas por su valor artístico.

En el Palmeral de las Sorpresas se encuentran otros dos mosaicos de Invader

Un enfrentamiento que dio un giro judicial hace dos semanas con la presentación de una querella por parte de la Fiscalía de Medio Ambiente contra el propio Invader por un presunto delito contra el patrimonio histórico artístico por la instalación de sendos mosaicos en edificios BIC: el Palacio Salinas y el Episcopal. La querella también se dirigía contra el director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, Fernando Francés, por la presunta colaboración del museo en esta intervención. En estos momentos, se está a la espera de si la petición de la Fiscalía se admite a trámite.

Pese a la desaparición de la obra de Invader del Palmeral de las Sorpresas, todavía quedan otros dos mosaicos en esta zona portuaria. Concretamente, un pulpo blanco y otro marcianito rojo de ambiente playero que parece que no sufrirán la misma suerte que los desaparecidos. Se encuentran en pilares y petos a la suficiente altura para disuadir de su sustracción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos