El PP denuncia que el Museo de Málaga sigue sin servicios básicos a los siete meses de su apertura

Antonio Garrido y Carolina España. :: a. cabrera
Antonio Garrido y Carolina España. :: a. cabrera

Carolina España y Antonio Garrido critican que la biblioteca, el programa didáctico y las muestras temporales aún no se han puesto en marcha

A. J. LÓPEZ MÁLAGA.

Llegó la inauguración, el primer mes, el trimestre, el semestre y el Museo de Málaga ha cumplido ya siete meses abierto sin que algunos de sus servicios básicos estén operativos. Sucede con la biblioteca, con el programa didáctico, con la oferta de exposiciones temporales, con la cafetería y el restaurante, con la sede de la Academia de Bellas Artes de San Telmo. Una situación a la que se une desde el pasado 16 de junio un horario que le hace cerrar sus puertas a las tres de la tarde en plena temporada alta turística. Todo eso denunciaron ayer la diputada nacional Carolina España y el parlamentario andaluz Antonio Garrido, justo a las puertas del palacio de la Aduana, sede del museo provincial.

«El Museo Picasso, que es el producto estrella de la Junta de Andalucía, tiene la mitad de espacio que el Museo de Málaga y sin embargo tiene casi el doble de presupuesto y casi el doble de personal trabajando y nos hacemos la pregunta de por qué la Junta de Andalucía no apuesta por este Museo de Málaga», defendió España.

«Ya no sólo es el cierre por la tarde -proseguía la diputada por Málaga-, es que hay una serie de servicios que no se han puesto en marcha. Este museo lleva ya siete meses abierto y qué pasa con la biblioteca. Hay más de 17.000 fondos bibliográficos que no se pueden consultar porque la biblioteca no está abierta».

Acto seguido, España recordaba la parálisis que también afecta al programa didáctico y a los servicios de cafetería y restaurante, cuya gestión todavía no han salido a concurso.

«Le pido al consejero de Cultura (...) que atienda lo que le pedimos los malagueños, lo que le está pidiendo el Defensor del Pueblo», añadía España, en alusión a la queja de oficio presentada por la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz por el cierre vespertino del Museo de Málaga hasta el próximo 16 de septiembre.

«Si hace falta, volveremos a la calle (...) para que este equipamiento tenga la dignidad que merece», reivindicó la diputada nacional antes de dar la palabra a Garrido, quien recordó que el cierre vespertino en verano no afecta por igual a todos los museos gestionados de manera directa por el gobierno andaluz, que justifica la medida en la aplicación del convenio colectivo de estos trabajadores.

Así, Garrido reiteró que el Museo de Almería sí que abre varias tardes en virtud de un acuerdo alcanzado por la dirección con el comité de empresa. Para el parlamentario andaluz, la ausencia de una negociación global para todos los equipamientos «no tiene lógica administrativa ni tampoco política».

Garrido repasó también los asuntos pendientes del Museo de Málaga para concluir: «Es un conjunto de despropósitos y de errores que no tienen nada que ver con la política, sino con la gestión».

Fotos

Vídeos