Dos décadas sin bajar el telón de Pata Teatro

La compañía malagueña celebra su vigésimo aniversario con una obra estable en el Echegaray durante las navidades

Macarena Pérez y Josemi Rodríguez han cambiado la gira andaluza por celebrar aniversario en el Echegaray. /F. Torres
Macarena Pérez y Josemi Rodríguez han cambiado la gira andaluza por celebrar aniversario en el Echegaray. / F. Torres
Fernando Torres
FERNANDO TORRES

En una de las calles principales de El Ejido hay un local con dos grandes puertas metálicas. No hay ningún vinilo o letrero que indique al paseante a qué fin está destinado. En su interior se amontonan máscaras, marionetas, disfraces e inverosímiles objetos de atrezo. Además de lo material, el local es el refugio de aquellos que decidieron quedarse donde la costumbre era marcharse; de los que encontraron en la Málaga de 1998 su particular Gran Vía madrileña. Macarena Pérez y Josemi Rodríguez mueven cajas de un lado para otro a la luz de unos focos de colores. Son los fundadores de Pata Teatro, que en 2018 cumple 20 años sobre las tablas. Para conmemorar la simbólica fecha han decidido subirse a los escenarios malagueños con la intención de reencontrarse con su tierra.

«No hay mejor manera de celebrar un aniversario que encima de un escenario», comenta Josemi. La primera de las obras que forman parte de esta fiesta es ‘El árbol de mi vida’, que llegó ayer al Teatro Echegaray y estará en cartel hasta el 4 de enero (a excepción del 31 de diciembre y el 1 de enero). La compañía ha cambiado la habitual gira navideña por diferentes provincias de Andalucía por la representación de una de sus obras más aclamadas en su ciudad.

Macarena Pérez y Josemi Rodríguez representan hasta el 4 de enero en el escenario de la capital ‘El árbol de mi vida’

Josemi y Macarena atienden a este periódico en el interior del citado local, un punto estratégico por el que han pasado decenas de personas a lo largo de los años. «Actualmente la compañía mueve a más de 60 personas entre actores, actrices y personal». No siempre fue así. Terminaron la carrera de Arte Dramático en 1998 y decidieron quedarse «y apostar por el teatro», mientras que muchos de sus compañeros se marcharon a la capital persiguiendo la bohemia. Desde entonces «las cosas han cambiado mucho, pero a la vez no han cambiado nada». Josemi añade que, en sus comienzos había «muchas compañías fuertes», un número que ha decrecido mientras aumentaba la actividad teatral. «Hay más actores, más personal técnico; todo se ha profesionalizado», matiza Macarena.

En la actualidad. Macarena Pérez y Josemi Rodríguez posan para SUR en su local de El Ejido. Año 2000: ‘6 Minutos 15’. Macarena Pérez Bravo y Coral Graciani. Estreno en la Casa de la Cultura de Torremolinos. Año 2008: ‘El destino de Simón’. Josemi Rodríguez froma parte del cartel promocional de la obra, que se estrenó en el Teatro Cánovas durante el décimo aniversario / F. Torres | P. Ponce

Ambos aseguran que a lo largo de estas dos décadas, los espacios escénicos de la ciudad siempre han estado abiertos a trabajar con ellos, desde el Echegaray hasta el Cervantes, pasando por el que actualmente es el espacio escénico que más representa para la institución, el Teatro Cánovas: «Siempre ha acogido todos nuestros estrenos y todas las obras que les hemos propuesto». Confiesan que trabajar entre esas cuatro paredes es hacerlo en un engranaje perfecto, porque se sienten como en casa.

En los 20 años de Pata Teatro ha habido momentos dulces y otros no tanto, «como en todo», comentan. «Alguna vez hemos flaqueado, pero nunca hemos desistido», matiza Josemi.

Año 2013: 'El árbol de mi vida’. Carlos Cuadros y Macarena Pérez Bravo. En el Teatro Alameda.
Año 2013: 'El árbol de mi vida’. Carlos Cuadros y Macarena Pérez Bravo. En el Teatro Alameda. / J. Rodríguez

Las fuerzas para mantenerse en pie han surgido de diferentes sitios, aunque hay varios conceptos que se repiten cuando los fundadores tratan de verbalizar el camino: «Siempre hemos dicho que esto es como una escalera, peldaño a peldaño». Hablan de esfuerzo, de sacrificio, de «todo lo contrario al sueño americano en el que una actriz guapa conoce a un escritor en un bar y llenan teatros».

Buena administración

Además de ser constantes y perseverantes, hay otro factor que les ha permitido celebrar estas dos décadas: la posibilidad de abordar lacompañía con ojos económicos, diferenciando «la parte artística de la empresarial», apunta Macarena. «Josemi tiene una carrera de administración de empresas», comenta, lo que les permite mantener el pulso firme a la hora de tomar decisiones alejadas de la actuación y centradas en los números.

Pata Teatro mira al futuro con ilusión pero sin ganas de morir de éxito. Para ellos, triunfar consiste en volver a su local en El Ejido, en pagar las facturas y en seguir sobre el escenario hasta la jubilación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos