La década perdida del convento de la Trinidad

El inmueble renacentista, declarado Bien de Interés Cultural en 1980, es pasto del abandono y el expolio./Francis Silva
El inmueble renacentista, declarado Bien de Interés Cultural en 1980, es pasto del abandono y el expolio. / Francis Silva

Doce años después de pasar a manos de la Junta, el futuro del edificio sigue siendo una incógnita

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

A finales de los años 80 del siglo pasado hizo fortuna el término ‘efecto mariposa’ para resumir a muy grandes rasgos una de las ideas de la llamada ‘teoría del caos’. Según ese principio teórico que defiende la conexión de todo lo que acontece, el aleteo de una mariposa en un lugar del mundo puede provocar una tempestad al otro extremo del globo. Aplicada la máxima al mapa de equipamientos culturales de Málaga, el aleteo de casi cualquier anuncio político provoca un terremoto en el futuro del convento de la Trinidad.

La historia y el valor patrimonial del inmueble sólo encuentran parangón en su actual estado de abandono y en la extraordinaria falta de criterio con la que se ha manejado su posible uso durante las últimas décadas, en especial, desde que el edificio pasara a manos de la Junta de Andalucía allá por 2005. Ahí vino el primer efecto mariposa para el inmueble que hunde sus raíces en el siglo XV, levantado en el lugar donde las tropas de Isabel la Católica organizaron la conquista de Málaga.

Uno de los principales referentes del Renacimiento en la provincia, declarado BIC en 1980, es pasto del abandono y el expolio

Hace ahora doce años el edificio actuaba como moneda de cambio entre los gobiernos central y regional para desbloquear la mudanza del Museo de Málaga al palacio de la Aduana. La Junta recibía la Trinidad, cedía el edificio de La Caleta como sede de la Subdelegación del Gobierno y la Aduana quedaba para el museo provincial. Hasta ahí todo perfecto. A partir de ahí, los tres consejeros de Cultura de la Junta de Andalucía que siguieron a aquella operación ostentan el dudoso honor de haber planteado cada uno su respectivo proyecto para el convento trinitario. Y todos han quedado en nada.

Empezó Rosa Torres con el todavía recordado Parque de los Cuentos, una iniciativa «pionera en Europa» que incluso llegó a salir a concurso público, ganado por la oferta capitaneada por el estudio portugués Aires Mateus que se llevó sus correspondientes 18.000 euros. El proyecto planteaba una inversión global de 30 millones de euros. Y con el tiempo se fue diluyendo hasta evaporarse.

Algunos datos

9.800
metros cuadrados ocupa el inmueble levantado sobre una colina del barrio de la Trinidad.
2,2
millones de euros destinó la Junta de Andalucía a «obras de consolidación» en el recinto.
37
años han pasado desde que el inmueble fue declarado Bien de Interés Cultural.
1487
es el año de origen del edificio construido sobre el campamento militar de Isabel la Católica.

A Torres le tomó el relevo Paulino Plata, que planteó para el convento trinitario nada menos que tres usos: una subsede del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, un centro dedicado al arte rupestre «con el marchamo de la Unesco» y «una sede de Altos Estudios sobre el Patrimonio Mundial». Las palabras volvieron a quedar en nada, el edificio siguió deteriorándose y la Junta tuvo que destinar 2,2 millones de euros a «obras de consolidación» en el inmueble, es decir, en que no se viniera abajo un recinto declarado Bien de Interés Cultural en 1980.

Acuerdos sin concretar

Lo más cerca que el convento ha estado de un futuro claro sucedió entre el verano de 2014 y el otoño de 2016. A las puertas de agosto, el entonces consejero Luciano Alonso anunciaba un acuerdo con el Gobierno (sin contar con el Gobierno) para que la Trinidad acogiera la Biblioteca Pública del Estado. Desde Madrid confirmaban el consenso. La operación buscaba un conjunto cultural más allá del centro histórico con la Biblioteca Provincial en el convento y el Archivo Histórico Provincial en la parcela contigua. La idea iba cuajando. Pero tampoco. En octubre del año pasado, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte volvía a sus planes iniciales para la biblioteca con su mudanza a otro antiguo convento, el de San Agustín. Y la Trinidad volvió a quedarse en el limbo.

El convento de la Trinidad espera un proyecto que defina su futuro.
El convento de la Trinidad espera un proyecto que defina su futuro. / SUR

Y después de Rosa Torres, Paulino Plata y Luciano Alonso, Rosa Aguilar pasó por la Consejería de Cultura sin una declaración clara sobre el inmueble renacentista. Al actual responsable del departamento, Miguel Ángel Vázquez, tampoco se le conoce opinión o proyecto sobre este recinto monumental que ronda los 10.000 metros cuadrados.

Y así, doce años después, el destino del convento de la Trinidad sigue siendo una incógnita a la espera, quizá, del aleteo del próximo ‘efecto mariposa’.

El Archivo Histórico presume del tirón de su biblioteca

El futuro del convento de la Trinidad pasó, al menos durante un par de años, por albergar la sede de la Biblioteca Pública del Estado. Aquel anuncio quedó en nada, con la institución en alquiler desde hace 23 años de vuelta a sus planes de mudanza al convento de San Agustín, pero en el mismo barrio trinitario hay otra biblioteca que presume de tirón popular: la del Archivo Histórico Provincial.

La ‘Estadística de Archivos de Andalucía’ publicada por la Consejería de Cultura certifica que entre enero y mayo de este año, la biblioteca del archivo malagueño recibió a más de la mitad de los usuarios de estos centros en Andalucía. Así, de las 1.052 personas que pasaron las bibliotecas de los archivos provinciales, 551 lo hicieron en las instalaciones de la capital malagueña.

La pujanza del centro de lectura y consulta del Archivo Histórico Provincial de Málaga también se consolida al comprobar los datos del año pasado. Entonces también fue una de las que congregó una mayor afluencia de usuarios, con 849 visitantes, sólo superada por el centro de Almería, que contó con 1.251 personas.

En cuanto al total de usuarios en las instalaciones del archivo malagueño, por su salas pasaron el año pasado 9.729 visitantes, de registraron 7.047 solicitudes de consulta y se gestionaron 423 préstamos.

Fotos

Vídeos