Una década custodiando sueños

La Fundación Manuel Alcántara cumple diez años como dinamizadora de la cultura en la provincia de Málaga

La fundación tiene como principal objetivo difundir la obra del poeta malagueño, Premio Nacional de Literatura./SUR
La fundación tiene como principal objetivo difundir la obra del poeta malagueño, Premio Nacional de Literatura. / SUR
Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

«¿Quién me iba a decir a mí, pobre fundador de sueños, que iba a existir una fundación con mi nombre?», se preguntaba Manuel Alcántara hace diez años. Esa «criatura colectiva», como el poeta malagueño definió la institución cuando fue inaugurada, se erige hoy como uno de los grandes centros del periodismo y la cultura en Andalucía. Las paredes de su acogedora sede en la avenida Pintor Joaquín Sorolla custodian cerca de 20.000 documentos, además de poemas inéditos y manuscritos que de momento tampoco han visto la luz, como las cartas que el decano del articulismo español cruzó con Pablo Neruda y Rafael Alberti. En ese viaje hacia un fascinante universo atravesado por palabras, la Fundación Manuel Alcántara celebra estos días su primera década. Y lo hace con su habitual discreción, priorizando los noventa años que el maestro cumplirá en enero.

La Fundación

Inauguración.
Fue creada en 2007 con el objetivo de difundir la obra del poeta malagueño y ser un centro del periodismo y la cultura en la provincia
Equipo.
Antonio Pedraza es el presidente de la fundación, donde Marina Maier es directora técnica y Teodoro León Gross dirige proyectos y actividades.
Aniversario.
La fundación celebrará su décimo aniversario en enero con un concierto de Mayte Martín, la proyección de un documental sobre Alcántara y la convocatoria de dos nuevos premios

Aunque lleve su nombre y tenga como principal objetivo la difusión de su obra, Alcántara y su fundación funcionan de forma independiente. Ya lo advirtió el articulista de SUR: «Quiero que sea un centro donde vayan mis amigos y se mueva la cultura, no eso que llaman culto a la personalidad, que es una pamplina». Desde la libertad que caracteriza al autor de ‘Ciudad de entonces’, esta institución sin ánimo de lucro ha echado raíces como dinamizadora de la agenda cultural malagueña sin comprometer a Alcántara, que mantiene su cita diaria con la Olivetti. No hay interferencias, sino una relación «de cariño», como explica el presidente de la fundación, Antonio Pedraza. Ese afecto ha provocado que los actos conmemorativos de esta primera década hayan sido postergados hasta la segunda quincena de enero, tras la celebración del cumpleaños del Premio Nacional de Literatura. «Noventa años es una fecha importante y queremos celebrarla como se merece», adelanta Pedraza.

Guardiana del legado del poeta y periodista, esta institución sin ánimo de lucro atraviesa «un momento dulce» y planea los actos de su aniversario

Entre las actividades que prepara la fundación destacan un concierto de Mayte Martín, que puso voz a poemas imprescindibles como ‘Excusas a Lola’ o ‘No pensar nunca en la muerte’, y la proyección de ‘El pésimo actor mexicano’, el documental de Manuel Jiménez Núñez sobre el escritor malagueño. En el calendario más cercano de la institución también figuran un congreso de periodismo y la presentación del libro que recopilará los poemas ganadores del Premio de Poesía Manuel Alcántara, además de la convocatoria de dos nuevos certámenes: de viñetas y artículos deportivos. En su reciente llegada a los dos dígitos, la fundación atraviesa «un momento dulce», como reconoce Pedraza, con las cuentas «saneadas» y cada vez más patronos: «Percibo mucha ternura hacia la figura del maestro, y eso se traduce en que la gente cree y confía en nuestro trabajo».

La fundación convoca cada año el Premio de Poesía Manuel Alcántara
La fundación convoca cada año el Premio de Poesía Manuel Alcántara / SUR

La directora técnica de la fundación, Marina Maier, guardiana de la obra de Alcántara, anuncia que en los próximos meses «abriremos el abanico de actividades» para incluir más recitales de poesía «y ampliar la mirada» a otras disciplinas, una hoja de ruta que podría culminar con el traslado de la institución a La Térmica. Este cambio, para el que aún se están manteniendo conversaciones, dependerá de la capacidad de la nueva sede para dar cabida a la vasta producción del autor de ‘Sur, paredón y después’. La fundación ha digitalizado su obra pero sigue manteniéndola en soporte material mediante cientos de carpetas y archivadores, un tesoro documental que cuidan como oro en paño.

Entre sus actividades se incluyen talleres para niños.
Entre sus actividades se incluyen talleres para niños. / SUR

Para Maier, nieta de Alcántara, bucear en su obra supone un doble privilegio: «Me emociono mucho porque veo a mi abuelo desde diferentes puntos de vista y tengo una sensación enorme de orgullo». Aún le pellizcan el estómago poemas como ‘Niño del 40’ («No se estaba ya en guerra aquel verano,/ mi padre me llevaba de la mano,/ yo estudiaba segundo de jazmines», acaba el conocido soneto) y los artículos dedicados a Federico Muelas y el Café Varela. Para transmitir ese legado de columnas y versos a las nuevas generaciones, la fundación ha puesto en marcha durante estos diez años diversos talleres en colegios e institutos de la provincia, una de las iniciativas que más entusiasman al poeta y su entorno. Desde esa inquebrantable vocación de futuro y el empeño de preservar la obra del genial escritor malagueño, la fundación alcanza su primeros diez años más arraigada en la cultura malagueña que nunca. Y tiene retos y planes para varias décadas más.

Fotos

Vídeos