DAÑOS COLATERALES

ÓSCAR ROMERO

Otro estreno universal se ha producido en el Teatro Echegaray, dentro de la programación del 35 Festival de Teatro de Málaga, con la obra 'El baile de los incoherentes', que escrita por Gonzalo Campos Suárez y bajo la dirección escénica de Carmen Ruiz-Mingorance. Cuenta la trama, a la manera dramatúrgica del rupturismo 'Brechtiano', la historia de un matrimonio anclado con una relación convencional, marcada por un sado-masoquismo de nivel sicológico moderado, mientras su adolescente hija les plantea problemas de adaptación escolar. Los padres, agobiados y distraídos con sus propias válvulas de escape, no son conscientes ni capaces, por egoísmo quizás, de vislumbrar y prevenir la latente tragedia. Una sugestiva ambientación con sencillos elementos, bien coordinados con la iluminación y agradables canciones, en francés, sugestivamente danzadas y que sirven como elemento de ruptura en momentos álgidos de la trama, así como en los cambios de la ambientación escénica. Cuenta además, la puesta en escena, con unas excelentes interpretaciones, en las que destacan María Agudo en la amargada y belicosa esposa y Antonio Navarro en un marido que resuelve su fracaso matrimonial con la evasión que le ofrece una amante y al que Navarro le aporta una prolija y brillante matización vocal y gestual. También son estimables las interpretaciones de Lucía Moreno, Marity Manzanera y Haizea Ancin, aunque la audición de sus proyecciones vocales no resulte ecualizada en volumen y vocalización, con las de los protagonistas. En parte debido a las cerradas posiciones con las que la dirección les ha diseñado sus movimientos escénicos. Un bello y elegante vestuario femenino que, en el caso del de las bailarinas, resulta mágico para las coreografías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos