Daniela Fejerman: «La comedia es perfecta para hablar de cosas serias»

Fejerman estuvo nominada al Goya a la mejor dirección novel en 2003. /SUR
Fejerman estuvo nominada al Goya a la mejor dirección novel en 2003. / SUR
35 Festival de Teatro

La directora y guionista de cine vuelve al teatro para diseccionar con humor las diferentes categorías de la estupidez humana

FERNANDO MORGADOMálaga

Daniela Fejerman (Buenos Aires, 1964) confiesa que no esperaba el éxito que ‘Gente estúpida’ cosechó el año pasado en los Teatros Luchana de Madrid. También que le alegra que el recorrido de la obra continúe en Málaga, una ciudad que a la directora de cintas como ‘A mi madre le gustan las mujeres’ o ‘Semen, una historia de amor’ le trae buenos recuerdos vinculados al Festival de Cine Español.

¿El título de su obra se refiere a alguien en particular?

–Se refiere a una categoría humana que son los estúpidos. La función, aunque en clave de comedia, sigue la teoría de un sabio italiano de la economía, Carlo María Cipolla, que escribió un ensayo sobre la estupidez. La obra va mostrando diversos ejemplos de estupidez y sus variantes.

¿Cuándo descubrió esta teoría?

–Había empezado ya a trabajar con los dos protagonistas de la función escribiendo algunas cosas para ellos y buscaba un tema para seguir. Pensé en la estupidez y el actor que hace de profesor en la obra, que realmente es profesor universitario, me contó que existía este texto. Pensé que podía ser un buen vertebrador.

¿Y cómo se le ocurre incluir al profesor Ángel Díaz de Rada en la obra?

–Necesitábamos un hilo conductor para la función. Como la teoría de la estupidez era el eje de la obra y a mí me la había mostrado él, se nos ocurrió proponérselo. Se atrevió y funciona de maravilla. Es muy bueno exponiendo y posee un gran humor con el que se mete a la gente en el bolsillo.

¿Cómo ha sido su vuelta al teatro después de años dedicada al cine?

–Ha sido un ejercicio de libertad. Sacar cada una de mis películas me ha costado una media de cinco años. Cuando haces cine tienes que pelear con un montón de cosas que no están en tu mano. Hay que convencer a demasiada gente con intereses diversos. Y esta obra me ha dado la posibilidad de hacer lo que me apetecía junto a dos actores como Silvia Nieva y Antonio Sansano, con los que he tenido libertad total a la hora de escribir. También he disfrutado de la inmediatez. Al principio ‘Gente estúpida’ la produjimos nosotros, pero solo necesitábamos tiempo y dedicación para sacarla adelante. A veces en el cine con tiempo y dedicación no consigues nada.

El humor de ‘Gente estúpida’ contrasta con el drama de ‘La adopción’, tu anterior proyecto en el cine.

–Realmente en el cine, hasta entonces, había hecho siempre comedia. La de ‘La adopción’ era una historia muy personal que quería y necesitaba contar. Por un momento pensé que esta vertiente tan pegada a la realidad me había atrapado y ya solo haría películas como esa. Pero con la comedia tengo mucha familiaridad y la considero un gran vehículo para hablar de cosas serias. Me siento cómoda en la comedia, tiene otro tipo de dificultades y exigencias.

¿No cree que el 14% es un porcentaje muy bajo de estúpidos?

–Bueno, Cipolla dice que siempre subestimamos el número de estúpidos que hay a nuestro alrededor, así que seguro que se queda corto con su estimación. Cada uno de nosotros, seguramente, hemos sido estúpidos en alguna ocasión o al menos nos podemos reconocer en comportamientos estúpidos.

¿Por qué cree que nos cuesta tanto poner freno a nuestra estupidez?

–Porque el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. A veces nos vemos atrapados en relaciones estúpidas. Esto es algo de lo que se habla en la obra. Todos nos hemos encontrado implicados en relaciones que sabemos que no nos convienen pero en las que seguimos insistiendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos