Crisol toma la alternativa en Málaga

Acto de presentación del espectáculo, ayer, en el Museo Picasso de Málaga. / Salvador Salas

La Malagueta acogerá el estreno internacional de un espectáculo que une la tauromaquia con la música, la ópera y la pintura

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La Malagueta acogerá el próximo 17 de agosto una alternativa simbólica y muy especial, la de Crisol, el espectáculo ideado por Enrique Ponce para fundir tauromaquia, música (clásica y de bandas sonoras), ópera y pintura y que se estrenará mundialmente en Málaga en la Corrida Picassiana, incluida en el abono taurino con motivo de la feria de la capital, y que protagonizarán, mano a mano, el diestro valenciano y el malagueño Javier Conde ante toros de Albarreal, Juan Pedro Domecq y Daniel Ruiz. La parte musical correrá a cargo de la soprano Alba Chantar y de los cantantes Estrella Morente y Pitingo, mientras que el pintor francés Loren Pallatier será el encargado de decorar el coso con obras en homenaje a Pablo Ruiz Picasso.

El auditorio del Museo Picasso acogió ayer la presentación de este festejo único y singular en el que se fundirá el toreo con la música -estará la banda de Gibraljaire y una coral- desde el paseíllo, entre toro y toro y en las faenas de muleta si éstas cogen vuelo y calidad artística, según explicó el director artístico del espectáculo, Guillaume Francois, un reconocido aficionado que es presidente de la comisión taurina de la localidad gala de Mont-de-Marsan y que justificó la elección de Málaga para el estreno porque es una ciudad «apasionada por la tauromaquia y la cultura».

«Este proyecto surge por un sueño y una locura de llevar el toreo un poco más allá, por querer hacer algo que no se ve todos los días; por ofrecer algo inolvidable», destacó en la presentación Enrique Ponce, principal impulsor de esta nueva experiencia taurina, quien subrayó que La Malagueta «es una de mis plazas y me siento muy querido en Málaga».

«Esta idea surge por un sueño y una locura de llevar al toreo un poco más allá, por ofrecer algo inolvidable»

Conde, por su parte, puso en valor que para él es un honor participar en este espectáculo promovido por Ponce -es su compadre- y porque supone su vuelta a la plaza de Málaga tras tres años de ausencia. Un tiempo que, según ha dicho, ha sentido «una gran tristeza» por no poder torear en la plaza que tanto le ha dado. El malagueño dijo que esta Corrida Picassiana supone «un reto brutal por torear con Ponce y un motivo de alegría porque vuelvo a La Malagueta».

Su esposa, Estrella Morente, agradeció a Málaga que acoja «un proyecto tan bonito», mientras que Pitingo celebró participar «junto a tantos genios en una corrida diferente y única». Mientras que Chantar dijo que para ella será una experiencia novedosa ya que no conoce el mundo taurino y Loren Pallatier, avanzó que en la decoración de la plaza habrá unos 195 dibujos recordando a Picasso, reproducciones de las cerámicas taurinas del pintor malagueño y una referencia al Guernica, cuadro que cumple ochenta años, en la puerta de toriles.

El acto, conducido por el periodista José Enrique Moreno, contó con la presencia de los empresarios de la plaza José Luis Martín Lorca y José Carlos Escribano; el diputado de Asuntos Taurinos de la Diputación, Víctor González, quien calificó de «brillante y creativa» la idea del espectáculo Crisol; la concejala de Fiestas, Teresa Porras; y la jefa del servicio de Espectáculos Públicos de la Junta en la provincia, Catalina Gómez.

Para la promoción de la Corrida Picassiana-Crisol, la empresa Toros del Mediterráneo, gestora del coso malagueño, ha editado un vídeo específico y hará promoción del festejo en el sur de Francia con una cartelería específica en francés.

Fotos

Vídeos