El Consejo de Los Dólmenes celebrará su primera reunión en mayo

AGENCIAS ANTEQUERA.

El Consejo de Coordinación del Sitio de los Dólmenes de Antequera, que velará por la conservación de los valores culturales del enclave, celebrará su primera reunión el próximo de mayo, según anunció ayer el consejero de Cultura de la Junta, Miguel Ángel Vázquez. Durante una visita a las obras del futuro museo de los dólmenes, Vázquez destacó el «buen ritmo» de las demoliciones necesarias -comenzaron el pasado 22 de febrero- para adecuar el recinto a lo establecido por la Unesco.

En cuanto al Consejo de Coordinación, explicó que las distintas partes tienen hasta el próximo 13 de abril para nombrar a sus representantes en este órgano y, a partir de ahí, un mes para su constitución. Por ello, calcula que la primera reunión del Consejo se podrá celebrar «lo más tarde, en la segunda quincena de mayo».

Vázquez también se refirió al Plan Director, que ya tiene el visto bueno por parte de los técnicos de la consejería, por lo que «falta el informe jurídico y la firma del consejero para que esto sea una realidad y lo apruebe el Consejo de Gobierno». Este documento será una «hoja de ruta» que permitirá «garantizar todas las actuaciones futuras y dotará de un mayor contenido a los dólmenes, indicó.

Durante su visita, Vázquez estuvo acompañado por el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; la delegada territorial de Cultura, Monsalud Bautista; y el arquitecto de la obra, Antonio Campos.

«Llevamos escasamente un mes de obras y marchan a buen ritmo a pesar de las últimas lluvias, que no han paralizado el proyecto de ejecución», explicó en relación a las obras del museo, agregando que están cumpliendo los plazos previstos y se cumple «con el compromiso y las indicaciones de la Unesco para garantizar el mantenimiento de la distinción de Patrimonio Mundial de este Sitio».

El proyecto consiste en una actuación significativa en el edificio existente que reduce el volumen sobre rasante en 6.498,35 metros cuadrados, es decir, una reducción del 35,9 por ciento del volumen actualmente edificado.

El titular de Cultura explicó que la reducción del impacto visual del edificio se basa en cuatro puntos: la eliminación de la primera planta, que da como resultado un edificio de una planta baja y un sótano; la eliminación de elementos protuberantes y geometrías complejas, como cuerpos salientes y ventanas de formas caprichosas; la eliminación de acabados disonantes, en especial los de chapa y vidrio, para dar imagen unitaria; y la adopción de un revestimiento neutro, unificando todos los elementos del museo bajo un mismo color.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos