Serra: «El cine se ha infantilizado y por eso el público inteligente prefiere las series»

El cineasta Albert Serra, ayer, en la presentación de su último filme. :: f. silva/
El cineasta Albert Serra, ayer, en la presentación de su último filme. :: f. silva

El director asegura que España «no tiene respeto por el cine de autor» en la presentación de la aclamada cinta 'La muerte de Luis XIV' en la Sala de los Cineastas

FRANCISCO GRIÑÁN MÁLAGA.

Su fama de 'enfant terrible' le precede. Aunque el que ayer fuera buscando a un provocador nato se llevó un chasco. Desde luego, lo que Albert Serra (Bañolas, Gerona, 1975) dice y opina se sale del discurso oficial del cine español, aunque detrás de sus palabras hay más que una pose. Mucho más. Reclama la vigencia del cine de autor y lo practica con una filmografía contracorriente, exigente e intelectual, cuyo último título es 'La muerte de Luis XIV', estrenada en el Festival de Cannes. Ayer presentó esta aclamada cinta al público malagueño en una nueva sesión de La Sala de los Cineastas, que proyectó en el Albéniz esta reflexión sobre la muerte a partir de la recreación de los últimos quince días de la vida del desahuciado monarca francés. Un final que bien podría servir de metáfora de las películas, que a su juicio tienen los «días contados». «El cine comercial se ha infantilizado y, aunque tenga éxito como Disney, el espectador inteligente prefiere las series», diagnostica el realizador, que solo ve películas en festivales.

«Las series están suplantando a las películas porque pueden contar mejor las historias, así que al cine le queda la atmósfera fascinante, el ambiente... es ese último reducto que te enseña imágenes que no has experimentado antes», explicó ayer a SUR Albert Serra, que reúne precisamente en 'La muerte de Luis XIX' un catálogo de fotogramas cargados del barroquismo cortesano y crepuscular. «La película muestra como esa retórica de la monarquía continúa sin alterarse pese al dramático momento», señaló el director que, pese a «ese aire de grandeza que se le suele dar a la muerte», considera que el final físico del ser humano es «bastante banal».

Y ahí tira de ironía Albert Serra. Porque el cine de autor rebosa estética, pero no está reñido con el humor. «Es grotesco que el hombre más poderoso del mundo tuviera los peores médicos del mundo», destaca el director de 'El honor de caballería' y 'El cant dels ocells', que destaca lo «democrática» y actual que sigue siendo la muerte. Si entonces atrapaba a un rey Sol postrado en la cama, hoy sigue mostrando la humanidad de «hombres poderosos», como Steve Jobs, el gurú de Apple. «La muerte nos iguala a todos», remacha.

Amante de los toros

Albert Serra convierte al monarca francés en un personaje universal gracias a la presencia «magistral» del actor Jean-Pierre Léaud ('Los 400 golpes'), alrededor del cual hizo girar todo el rodaje. «Normalmente en las filmaciones se supedita todo a los técnicos y las cámaras, pero en mi caso es al revés ya que son ellos son los que se tienen que adaptar cuando los actores están preparados para rodar porque sus actuaciones son momentos únicos», asegura Serra que confiesa su alergia a repetir escenas. Unas condiciones que han hecho que su obra encuentre acomodo en Francia y retrate figuras fundamentales de esa cultura como Luis XIV, pese a que este catalán sea licenciado en Filología Hispánica y se declare un amante de los toros. «¿Todavía no están prohibidos, verdad?», ironiza.

Su 'exilio' artístico también tiene que ver con la propia situación cultural de nuestro país. «No tenemos tradición ni respeto por el artista y por el cine de autor», asegura Albert Serra, que sólo nombra un artista/cineasta de referencia en España: Almodóvar. «Por contra en Francia, que son los grandes defensores de la diversidad y la protección de su cine, resulta que tienen el festival más importante del mundo -Cannes-, sus éxitos de taquilla son mayores que los nuestros y son los mayores exportadores después de Hollywood», sostiene el cineasta que aboga por seguir el «ejemplo» de nuestros vecinos. «No les ha ido tan mal», apostilla.

Fotos

Vídeos