Recetas de cine (II)

Algunas de las escenas de la historia del cine que han estado protagonizadas por un plato de comida. Repasamos cómo hacer estos platos

La escena de Audrey Hepburn desayunando un croissant frente a Tiffany's en Nueva York.
La escena de Audrey Hepburn desayunando un croissant frente a Tiffany's en Nueva York.
Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Un croissant con vistas; un postre tradicional; o el uso de la comida como muestra del apetito sexual. Esta es la segunda de edición de algunas de las escenas de la historia del cine que han estado protagonizadas por un plato de comida: tarta de cerezas; pastel de manzana; sándwich de pastrami; o tiramisús con el queso que corresponde que, no solo eran un detonante o un hilo conductor de estos filmes, sino que en muchos casos eran el auténtico protagonista de unos segundos que han quedado para la posteridad. SUR ha hecho una segunda selección de estos platos junto a sus recetas, a los que hemos salpimentado con el momento exacto en el que se hicieron famosos.

Croissant de 'Desayuno con diamantes' (1961), dirigida por Blake Edwards

La escena de Audrey Hepburn desayunando un croissant frente a Tiffany's en Nueva York forma parte de la iconografía histórica del cine. La historia de Holly Golightly -contada de igual manera por Truman Capote- no podría entenderse sin ese croissant, por lo que saber cómo se prepara ayuda un poco más a sentirnos dentro de una historia que no tiene mucho de agradable.

Ingredientes:

500 g de harina de fuerza

10 g de sal

40 g de azúcar

25 g de mantequilla

250 ml de agua fría

25 g de levadura prensada fresca

280 g de mantequilla para los pliegues

Preparación:

Amasar todos los ingredientes menos el bloque de mantequilla para los pliegues y la levadura. Una vez esté la masa homogénea, añadir la levadura diluida con un poquito de agua fría y seguir amasando un poco más hasta conseguir una masa firme, suave y que no se pegue en las manos. A continuación hacer una bola y taparla con un trapo dejándola reposar durante media hora a temperatura ambiente. Enharinar la superficie de trabajo y con el rodillo estirar la masa para poderla introducir en la nevera y guardarla en la nevera tapada con un paño unas dos horas.

Mientras, se coge el taco de mantequilla y se pone entre dos láminas de papel de hornear, y con el rodillo le damos golpes con el fin de aplastarla y conseguir un rectángulo de aproximadamente medio centímetro de grosor. Dicho rectángulo debe tener aproximadamente la mitad de superficie que la masa que hemos guardado en la nevera. A continuación guardamos esta placa de mantequilla en la nevera. Se pone la mantequilla en el centro de la lámina de masa y se cubre con las dos solapas que quedan, una a cada lado. Una vez tenemos el paquete hecho empezamos a estirar la masa y después se vuelve a plegar la masa como la vez anterior volviendo a hacer el paquete y dejándolo enfriar 10 minutos en la nevera. Cuando se saque la masa de la nevera hay que estirarla haciendo un rectángulo, máximo medio centímetro de grosor. Con un cuchillo se recortan los bordes para igualar el rectángulo y se cortala masa en triángulos alargados de unos 70 a 80 g. Los triángulos de 9 cm de base por 25 cm de altura, aproximadamente. En la base del triángulo hacemos un corte, cuanto más grande, más amplias saldrán las patas del croissant. Se enrollan desde la base hasta la punta y se dejan en la bandeja forrada con papel de horno. Se dejan reposar a temperatura ambiente sobre unos 28 grados hasta que doblen casi el doble su volumen. Por último, se bate un huevo con una pizca de sal y se pincela para que salgan con brillo, y con el horno precalentado a 180 grados se hornean durante 18 minutos.

Tarta de manzana de 'American Pie' (1999), dirigida por Paul y Chris Weitz

Esta auténtica americanada, como su propio nombre indica, marcó para una generación la forma en la que los jóvenes americanos se enfrentaban al despertar sexual. Aunque famosa, esta tarta no es que sea engullida por sus protagonistas durante el filme, y en estas líneas no vamos a describir para qué se utiliza. Aún así, ésta tenía un pinta genial.

Ingredientes:

250 g de harina

150 g de almendra molida

110 g de mantequilla fría

media cucharadita de sal

100 ml de agua helada

1300 gr de manzanas

50 gr de azúcar

1 cucharada de zumo de limón

una cucharadita de canela molida

una pizca de sal

1 yema de huevo

1 cucharada de nata

15 gr de mantequilla

Azúcar para decorar

Preparación:

Mezclar la almendra molida, la harina y la sal en un bol y agregar después la mantequilla, recién sacada de la nevera y cortada en cubos pequeños. Desmigar con las manos o en un triturador. Cuando hayamos obtenido unas migas finas, añadir el agua helada poco a poco. Formar una bola y envolverla en film plástico. Meterla en la nevera hasta el día siguiente. Para preparar el relleno de la tarta, pelar las manzanas, descorazonarlas y cortarlas en láminas. Colocarlas en un bol, añadir el zumo de limón, el azúcar, la canela y la sal y mezclar todo bien.

Dividir la masa fría en dos partes, una un poco más grande que la otra. Guardar la más pequeña en el frigorífico y estirar la mayor con la ayuda de un rodillo. Es necesario un grosor de medio centímetro. Engrasar el molde elegido con un poco de mantequilla. Colocar la masa estirada sobre el molde, ajustándola al fondo y sobresaliendo por los bordes. Verter encima el relleno y meter a la nevera para que no se caliente. Encender el horno a 180 grados, calor arriba y abajo. Estirar la parte de masa que quedaba y cubrir con ella la tarta, apretando sus bordes junto con los de la masa inferior, sellando el relleno. Pincelar con huevo batido y espolvorear con azúcar. Cocer la tarta durante 30 minutos o hasta que esté dorada. Sacarla y dejar enfriar varias horas antes de cortarla.

Sándwich de pastrami de 'Cuando Harry conoció a Sally' (1989) de Rob Reiner

Esta película -un clásico de los primeros 90 allá donde los haya- será recordada por el orgasmo público de Sally (Meg Ryan) mientras comparte conversación con Harry (Billy Cristal) en un restaurante. En ese momento, ambos comparten un delicioso sándwich de pastrami, una variedad muy americana.

Ingredientes:

Pan de molde integral

Pastrami (unos 250 gr. para 2 personas)

Pepinillos

Mostaza dulce

Preparación:

Esta receta es muy simple, ya que solo hay que introducir los ingredientes a gusto del consumidor.

Tomates verdes fritos de 'Tomates verdes fritos' (1991) de Jon Avnet

'Tomates verdes fritos' cuenta la historia de Evelyn (Kathy Bates), una mujer sureña con una vida nada envidiable que se refugia en otras historias para evitar pensar en cómo de inútil es su día a día. La comida tiene una implicación muy importante a lo largo de todo el filme, pero ninguno de los platos está tan delicioso y y es tan fácil de preparar como estos tomates que fueron utilizados para darle título a la película.

Ingredientes:

Tomates verdes

Pan rallado

Harina de trigo

Harina de maíz

125 ml de leche

125 g de yogur

Preparación:

Se lavan y se cortan los tomates en finas rodajas, desechando la parte superior e inferior.Se salan y se dejan reposar sobre papel de cocina para la humedad. Se mezclan la leche y el yogur en un cuenco, la harina de trigo y de maíz en otro (a partes iguales) y el pan rallado en un tercer cuenco. Luego se sigue el proceso habitual para cada rodaja de tomate: remojar, enharinar, remojar, empanar. A continuación, se fríen en aceite vegetal.

Tiramisú Norma de 'El hijo de la novia' (2001) de Juan José Campanella

'El hijo de la novia', una de las mejores películas argentinas de los últimos 20 años, relata la Argentina previa al corralito, en la que la crisis no solo afectaba a los bolsillos, sino a la mente del ciudadano. Con la historia central -que aquí no vamos a contar- el guión va dejando otras subtramas entre las que destaca la posible venta de un restaurante familiar, en el que antiguamente se cocinaba un tiramisú al que se le añadía queso mascarpone. Está claro que sin esa variedad, el postre no queda igual.

Ingredientes:

2 claras de huevo

4 yemas

100 gr. de azúcar

400 gr. de queso mascarpone

200 gr. de bizcochos

175 ml. café

200 gr. de chocolate negro

Cacao en polvo para espolvorear

Preparación:

En un bol montar las claras a punto de nieve con la batidora de varillas eléctrica. En otro bol batir las yemas con el azúcar, hasta conseguir una mezcla espumosa con los dos ingredientes, añadir el queso mascarpone poco a poco y seguir batiendo, y posteriormente añadir las claras montadas a punto de nieve y mezclar bien todos los ingredientes. En un molde rectangular se montan las capas con el bizcocho de soletilla y se empapan bien con el café, agregando algún licor. Cubrir la capa de bizcochos de soletilla con la crema mascarpone y espolvorear con chocolate negro rallado. Se vuelve a montar otra capa de bizcochos de soletilla, se baña con café y licor, y se echa de nuevo la crema de queso mascarpone por toda la superficie del molde que tenemos y terminamos la capa espolvoreando con el cacao en polvo por toda la superficie del tiramsú. Dejar reposar en la nevera mínimo tres horas.

Primera parte del reportaje:

La tarta de cerezas de Twin Peaks y otros platos icónicos para preparar en casa

Fotos

Vídeos