Presidente con alma de articulista

El libro ‘Cánovas, periodista’ retrata el precoz interés del malagueño por la prensa y la influencia en su salto a la política

Luciano González Ossorio, ante la estatua de Cánovas del Castillo en Málaga. /F.J. ACEVEDO
Luciano González Ossorio, ante la estatua de Cánovas del Castillo en Málaga. / F.J. ACEVEDO
Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Era un animal político. Sólo hay que tomar las biografías de Antonio Cánovas del Castillo (Málaga, 1828-Mondragón, 1897) y ver el retrato del que muchos consideran un «hombre de Estado». El periodista Luciano González Ossorio también participa de esa definición, aunque su interés por el personaje no llegó por su protagonismo en la Restauración o su caballeroso bipartidismo con su oponente Sagasta. El perfil que le llamó la atención fue su actividad en las redacciones de los periódicos. Sobre todo cuando cayeron en sus manos los ejemplares de una publicación que se creía desaparecida, ‘La joven Málaga’, fundada en 1845 por un precoz Cánovas cuando apenas tenía 17 años. «Fue un personaje con una dimensión política tan importante, que nadie se había preocupado de investigar a fondo su faceta como redactor», explica el autor de ‘Cánovas, periodista’, que presenta mañana esta volumen en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga.

El libro, que surge de la tesis de González Ossorio que le valió el pasado año el título de doctor por la Universidad de Málaga, sostiene que la llegada a la política del malagueño se produjo a través de la prensa: «Utilizó el periodismo para dar el salto a la política», defiende en el autor e investigador. Entre las aportaciones del volumen están precisamente la publicación de los 14 números de ‘La joven Málaga’, un semanario que llevaba como subtítulo ‘Periódico Joco-Serio de Literatura’. El propio Cánovas del Castillo firmaba la editorial, en la que fijaba un fin que ilustra la ambición del personaje ya desde sus comienzos: «Solo es nuestro objetivo hacer de este periódico un centro común de todo el saber de todos los adelantos de la juventud malagueña, y estimularla, si es posible, con nuestro ejemplo». Palabras inusuales para un adolescente y que forjarían el futuro del político e historiador.

Poco después, Cánovas del Castillo llega a Madrid para estudiar leyes y, con apenas 19 años, entra en la redacción del periódico ‘La Patria’, donde escribe críticas literarias, teatrales y artículos culturales en los que vuelca su pensamiento. Dos años después ya es el director de este rotativo y comienza a su imparable ascenso que desembocaría en la política cuando en 1854 es elegido diputado por Málaga para las Constituyentes. Una nueva etapa en la que, como explica González Ossorio, no se olvida del periodismo. «Además de un fantástico orador, siempre fue consciente de la repercusión social de los periódicos y nunca descuidó su presencia en prensa», explica el autor del libro, que no oculta su fascinación por la trascendencia de Cánovas y su influencia en la historia del siglo XX, aunque su objetivo a la hora de investigar sus escritos nunca ha sido «defenderlo o, por el contrario, criticarlo, sino aportar su dimensión periodística para conocer mejor al personaje y su herencia».

Por ello, Luciano González no se detiene en las publicaciones hasta que entra en política, sino que también indaga en sus artículos posteriores, una vez que alcanza puestos de relevancia hasta llegar a la presidencia del Gobierno. Así, ‘Cánovas, periodista’ presenta dos partes diferenciadas al incluir un ensayo que analiza y retrata la relación con la prensa del político malagueño, que se completa con una segunda parte que incluye una antología de artículos que no se incluyeron en sus obras completas.

El libro rescata ‘La joven Málaga’, un semanario fundado por Cánovas del Castillo cuando tenía apenas 17 años

Entre esos escritos llaman la atención algunos sobre la actualidad española. No sólo la de finales del siglo XIX. «Distinguió entre los conceptos de nación y Estado y consideraba a Suiza y su organización en cantones como el país más singular entre las democracias modernas», señala González Ossorio aludiendo al artículo ‘Las democracias en Europa y América’ publicado en 1890 en ‘La España moderna’. Una lectura que, vista desde el presente, parecería escrita para el actual desafío del nacionalismo independentista en Cataluña.

Esa vigencia de parte del pensamiento canovista es una de las aportaciones del libro, que ha contado con el apoyo editorial del Ateneo y de la Fundación Málaga. La obra aparece además cuando se cumplen 120 años del magnicidio del presidente malagueño cuando un anarquista acabó con su vida en Mondragón en agosto de 1897. Una semana antes había firmado la cesión de terrenos para el nuevo puerto y la creación del Parque de Málaga. «Nunca perdió el contacto e incluso le dedicó a la ciudad un par de poemas, aunque ese no era su fuerte», reconoce Luciano González, que culmina con este libro un largo camino que empezó en 2001 con la investigación de la huella del político malagueño en la prensa y que cierra mañana con la publicación de su perfil más inédito: ‘Cánovas, periodista’.

'Cánovas, periodista'

Autor
Luciano González Ossorio. Ensayo
Editorial
Fundación Málaga y Ateneo de Málaga. 473 páginas. España. 2017

El libro se presenta este jueves, a las 19 horas, en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga con la presencia del autor y del vicerrector de Política Institucional de la UMA, Juan Antonio García Galindo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos