Legionarios, saetas y presos liberados: la Semana Santa de Málaga en el cine

Legionarios, saetas y presos liberados: la Semana Santa de Málaga en el cine

Además de la archiconocida 'Amanecer en Puerta Oscura', los tronos también forman parte del argumento de películas de Carmen Sevilla y Orson Welles

FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Siempre se recuerda la misma película. 'Amanecer en Puerta Oscura' es el título que, con más brillantez, ha retratado la Semana Santa de Málaga. Con ese asesino encarnado por Paco Rabal que forma parte de la terna que se enfrenta al perdón de Jesús El Rico. Escena cumbre... aunque no la única. La filmografía sobre los tronos llevados a la gran pantalla tampoco es muy abundante, aunque con la suficiente variedad para hacer un repaso peliculero cargado de dramas y de argumentos redentores. No obstante, los primeros fotogramas no fueron de ficción, sino que las filmaciones más antiguas de nuestra Semana Santa vienen de documentales de la época muda que han sido rescatados del olvido en las últimas décadas.

Años 20: 'Andalucía: Málaga' y ‘Procesiones de Semana Santa en Málaga 1930’

El esplendor que comenzó a vivir la Semana Santa de Málaga en la década de los 20 del siglo pasado también llegó al cine. Concretamente con dos documentales que han sido recuperados y restaurados por la Filmoteca de Andalucía. El más antiguo retrata la Semana Santa de 1926 en una producción de España Film, 'Andalucía: Málaga', de la que solo se conserva un fragmento parcial, pero que retrata imágenes únicas de la singular misa de privilegio que se celebraba el Sábado Santo en la Iglesia de Santo Domingo, en las que aparecen el escultor Francisco Palma García y el que fue primer presidente de la Agrupación de Cofradías, Antonio Baena, que también protagoniza las escenas de un banquete que se celebró con todas las hermandes. Entre ambas, la mayor parte de los diez minutos de metraje conservados muestran la procesión del Domingo de Resurrección a su paso por la céntrica calle Larios y la tribuna principal, en la que participan una representación de nazarenos de las cofradías de la capital, entre las que se identifican Pollinica, Gitanos, Sentencia, Santo Traslado, Sepulcro, Rescate, Expiración o la Sangre, entre otras. Y cerrando el cortejo, unas imágenes del trono del Resucitado, una talla ya desaparecida.

En los años 80, el operador malagueño Miguel González Navajas recuperó de la basura una película titulada ‘Procesiones de Semana Santa en Málaga 1930’, un título engañoso ya que este filme se montó en 1931 con imágenes que habían sido rodadas años antes, en 1927, según las investigaciones realizadas. La película, que fue restaurada por la Filmoteca de Andalucía, muestra grandes escenas de masas en las escalinatas de la Catedral de Málaga, un río de personas en la salida de los toros el Domingo de Resurrección y desfiles procesionales por la calle Larios, la Alameda, el puente de Tetuán y la plaza de la Merced, además de vistas panorámicas del conjunto monumental Gibralfaro-Alcazaba y de la zona este de la ciudad. Los rótulos de la película informan de las procesiones de las cofradías de la Sangre, la Esperanza, la Humillación y el Resucitado. Aunque se trata de un cortometraje de 7 minutos, las imágenes guardan gran trascendencia documental e histórica al mostrar tallas y tronos ya desaparecidos tras la quema de buena parte del patrimonio religioso de Málaga en los sucesos de 1931.

'El deseo y el amor' (1951)

El primer largometraje que llevó los tronos a la gran pantalla vino de Francia. El cineasta Henri Decoin fue el responsable de esta cinta que proponía cine dentro del cine con la historia de un equipo galo de filmación que llega a Málaga para rodar una película. La protagonista de esa filmación es una 'vamp' rubia a la que interpretó Martine Carol, la cual es salvada de un accidente en una playa de Torremolinos por un pescador (Antonio Vilar). Este buen hombre es contratado para participar en la película y acabará enredado en la seducción de su partenaire, abandonado a su virtuosa mujer (Carmen Sevilla). Un melodrama que no escapa a la moralina de la época, ya que el pe(s)cador acabará arrepintiéndose cuando escucha a su mujer cantarle una saeta a la virgen en plena Semana Santa. Entre los tronos que aparecen en pantalla figura El Rico, por lo que esta película se adelantó a la famosa presencia de esta cofradía en 'Amanecer en Puerta Oscura'.

'Don Quijote de Orson Welles' (1957-1965)

Es la película en la que aparecen más imágenes de procesiones de la Semana Santa de Málaga. Las cofradías de El Rico, Puente del Cedrón, Mena, Santo Traslado, la Soledad, Piedad y Santo Sepulcro desfilan por estos fotogramas que, pese a llevar la firma de Orson Welle,s no fueron filmados por el cineasta. Este 'Don Quijote' fue uno de los proyectos inacabados del cineasta norteamericano que dedicó ocho años a rodar de forma salpicada este ambicioso proyecto por medio mundo sin que lo diera por concluido. Fue en el año 92, cuando Jess Franco culminó este proyecto con materiales rodados por Welles en diferentes países, a los que unió de forma discutible imágenes externas. Entre ellas estaban las escenas de la Semana Santa de Málaga -con legionarios incluidos en una película cervantina... todo muy quijotesco-, que están sacadas del Nodo, y que en la pantalla se mezclaban con fotogramas de nazarenos que sí habían sido filmados por el autor de 'Ciudadano Kane'.

‘Amanecer en Puerta Oscura' (1957)

Recordado drama en el que José María Forqué mezclaba cine de bandoleros con toques de ‘western’ para acabar introduciendo la ambientación religiosa con un final en el que el protagonismo recaía en la Cofradía de El Rico, que le robaba la escena al mismísimo Paco Rabal. La idea de utilizar la Semana Santa partió del productor Francisco Madrid, -hijo del torero malagueño del mismo nombre-, que propuso la idea de que uno de los tres condenados a muerte del argumento fuera liberado por azar durante el desfile procesional de esta hermandad, cuyo Cristo indulta a un preso desde el siglo XVIII. La propia guionista Natividad Zaro tuvo que venir a Málaga en octubre de 1956 para hacer una lectura de guión ante los miembros de la cofradía, la agrupación y los responsables de la diócesis, que finalmente dieron su venía para que El Rico saliera en procesión peliculera. Así, a finales de noviembre, la cofradía y todo su cortejo volvieron a desfilar por Málaga durante las tres jornadas que duró el rodaje de la famosa y dramática secuencia final con el trono pasando por la catedral y calle Alcazabilla hasta penetrar en la Aduana –hoy reconvertida en Museo de Málaga-, en cuyo patio se encontraba la horca de los tres presos condenados a la pena capital. A dos les esperaba la muerte y, a uno, el perdón. La cinta no sólo gustó a los cofrades, sino que incluso rompió el aislamiento de la España franquista al ser seleccionada al Festival de Berlín, donde recibió el Oso de Plata. Sin duda, el mayor éxito cinematográfico del cine rodado en la Semana Santa de Málaga.

‘Novios de la muerte' (1975)

Siendo uno de los desfiles que más expectación despierta en Málaga no era extraño que la Cofradía de Mena también tuviera su película. Y por la misma razón por la que lleva cada jueves a la calle a miles de personas: la legión. 'Novios de la muerte' fue un drama-'thriller' realizado en pleno tardofraquismo que retrató un argumento que no gustó nada en las instancias oficiales en aquellos tiempos de regresión en las postrimerías del régimen: un delincuente se mete a legionario para evitar dar cuentas a la justicia y le sigue un antiguo compinche para vengarse. Juan Luis Galiardo y Julián Mateos daban vida a esos huidizos criminales con uniforme verde, que no faltaban al tradicional desfile por calle Larios al paso del tambor y de una saeta legionaria. Una escena muy vistosa, aunque con una presencia muy secundaria en la trama de la película.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos