Helen Mirren muestra su buena forma en Venecia

La Mostra se abre a una comedia sobre una pareja marcada por el alzhéimer y a la extraña relación de la reina Victoria de Inglaterra con su asistente indio

R. C. VENECIA.

Helen Mirren y Donald Sutherland emocionaron ayer a los espectadores de la Mostra de Venecia con 'The Leisure Seeker', una película con la que el italiano Paolo Virzi compite en la sección oficial del festival y en la que brilla especialmente la actriz, que apunta a una segunda Copa Volpi de la Mostra. La consiguió en 2006 por 'The Queen' ('La reina') y podría repetirlo con su interpretación de Ella, una mujer que sale de viaje en una antigua caravana junto a su marido (Sutherland), enfermo de alzhéimer, una tragicomedia que es un reflejo de cómo Mirren quiere vivir su vida.

Ella, su personaje, «se enfrenta a la fase final de su vida con alegría por vivir, con energía». «Yo espero mantenerla también hasta el final», dijo la actriz, que resaltó que para ella la muerte es «algo muy importante, porque está llena de vida».

Por otro lado, la gran Judi Dench da una nueva lección de interpretación en 'Victoria & Abdul', de Stephen Frears, presentada fuera de competición en la Mostra de Venecia y que cuenta una historia muy poco conocida de la reina Victoria de Inglaterra, un personaje que ha marcado su carrera.

Hace veinte años se metió por primera vez en el papel de esta mujer en 'Su majestad Mrs Brown' (1997), y ahora Dench vuelve a recrearla con una historia muy diferente, algo que la actriz nunca hubiera pensado hacer y un personaje por el que siente «un gran cariño», dijo. Si 'Mrs Brown' se centraba en la relación de la reina con John Brown, que había sido sirviente de confianza de su fallecido esposo, el príncipe Alberto, en este caso es otra extraña relación la que cuenta la película, la de la Victoria de Inglaterra con su asistente indio Abdul Karim. Dench intrepreta a una reina que tras la tragedia vuelve a disfrutar de la alegría de vivir.

Fotos

Vídeos