Ethan Hawke, a la conquista de Venecia con un cura atormentado que tiene «mucho» de sí mismo

El actor Ethan Hawke./Reuters
El actor Ethan Hawke. / Reuters

Guillermo del Toro también ha triunfado a su llegada a la 74ª Mostra con una película de fantasía, política y amor

ALICIA GARCÍA DE FRANCISCO (EFE)Venecia (Italia)

Ethan Hawke gustó y sorprendió este jueves en la 74ª Mostra de Venecia con su interpretación de un cura atormentado en el que ha puesto "mucho" de sí mismo en la intensa película 'First Reformed', de Paul Schrader, que compite por el León de Oro.

Era la primera vez que al actor le ofrecían interpretar a un sacerdote pero para él no ha sido difícil porque la religión le ha rodeado toda la vida y ha mantenido "un diálogo importante" consigo mismo sobre cuestiones religiosas.

Incluso en su familia se bromeaba con la posibilidad de que se metiera a cura, así que él rezaba para que la llamada nunca llegara. "Y gracias a dios no llegó", agregó entre risas, antes de precisar que por ello no le resultó complicado meterse en el personaje. "Pude poner mucho de mí en él", reconoció.

En el filme la vocación despierta tardíamente en su personaje, Toller, un exmilitar que llega a la religión tras la muerte de su hijo, también soldado, y el divorcio de su mujer. Una historia muy intensa, centrada en los pensamientos del sacerdote, que decide escribir un diario en el que plasma todo lo que le pasa, con largas escenas que son monólogos interiores.

Las dudas religiosas se mezclan con el activismo medioambiental que aportan una pareja joven formada por Mary (Amanda Seyfried la interpreta) y Michael (Philip Ettinger), en crisis por el embarazo de la mujer.

El embarazo real de Seyfried permitió dotar de mayor realismo al personaje, lo que fe "un bonus para la historia", en palabras de Paul Schrader. Una historia que combina lo espiritual con el medioambiente, algo que preocupa mucho a su protagonista y al director.

Hawke aseguró que desde que se implicó en la película se ha preguntado muchas veces dónde están los líderes religiosos en relación con la crisis medioambiental. Mientras que Schrader fue muy rotundo: "Mi generación ha destruido el planeta para nuestros hijos".

Ecos de 'Taxi Driver'

Una preocupación que sobrevuela la película que, por momentos, tiene una deriva violenta y que ha sido muy bien recibida por un minoritario sector de la crítica. Algunos incluso ven ecos de 'Taxi Driver', uno de los trabajos más conocidos de Schrader como guionista.

"En la sala de edición, el editor me dijo que había mucho de 'Taxi Driver' en la película, pero no fue algo buscado, simplemente influyó en el guion", explicó el realizador, que además rechazó que su filme tuviera algo que ver con 'Silencio', de Martin Scorsese.

"Me gustaba mucho la historia e intenté robarle el guion a Scorsese, que se cabreó mucho. Traté hasta de encontrar financiación para hacerla yo, pero al final él consiguió producirla. Pero es muy diferente a esta, no veo muchas conexiones entre las dos".

Mientras que 'Silencio' se centraba en la epopeya de los jesuitas en Japón, 'First Reformed' muestra la vida de un solo sacerdote en un pequeño pueblo de Nueva York, un personaje en plena reconstrucción, algo que Ethan Hawke adora de la actuación.

"Tiene algo de cualidad chamanística", resaltó. Y también le gustó que no diese respuestas, sino que plantee interrogantes al espectador y consideró "increíblemente esperanzador" el mensaje final de una película que se mueve entre la desesperación y el amor. Mientras tanto Amanda Seyfried aseguró que su primera reacción al recibir el guion fue de miedo.

"Es aterrador, siempre intento explorarme a mí misma, pero no siempre te haces las preguntas más duras", explicó. Pero Seyfried se sintió feliz de leer una historia tan compleja, tan conectada al sentimiento de confusión y en la que su personaje busca un guía espiritual, algo que ella ha buscado durante toda su vida. "Antes de tener a mi hija mi relación más profunda era con mi perro, aunque suene estúpido" pero ahora, agregó: "el amor es mi guía espiritual".

Guillermo del Toro triunfa con política y amor

"La fantasía es un género muy político". Así de rotundo se mostró Guillermo del Toro en la presentación de su nueva película, 'La forma del agua', una preciosa historia de amor que recibió una gran acogida en la Mostra veneciana.

Un gran y largo aplauso marcó la entrada de Del Toro y su equipo a la sala de prensa del Festival de Venecia, donde el cineasta mexicano compite por primera vez con una particular revisión de los cuentos de hadas de su infancia a los que ha añadido una buena dosis de crítica y de política.

"Siempre he creído que la fantasía es un género muy político", dijo Del Toro. Solo hay que pensar que "nuestro primer acto político es elegir el amor sobre el miedo", agregó el realizador de 'El laberinto del fauno'. Y eso es lo que cuenta su nueva película, una historia de amor que se sobrepone a cualquier otra consideración.

El de Eliza, una limpiadora muda, que trabaja en una sede de investigación del gobierno de EE UU en 1962, con un monstruo marino, un "ente" como le gusta llamarlo a Del Toro. "Es una película del 62 pero es de hoy. Cuando ahora América habla de ser una América grande de nuevo es como regresar al 62", explicó.

"El racismo, el sexismo o el clasismo, muchos problemas a los que nos enfrentamos hoy, eran los mismos hasta que (John Fitzgerald) Kennedy fue disparado y Camelot acabó", añadió. Tanto entonces como ahora era solo una buena época para un cierto tipo de personas. "Soy mexicano y sé lo que es ser visto como 'el otro'", afirmó Del Toro, que quiso que esa "otredad" estuviera en la película representada por la criatura, que es alguien o algo diferente en función de cómo la miran.

Especialmente en el caso del villano de la historia, un agente interpretado por Michael Shannon con una gran arrogancia que demuestra y que "el 62 es como hoy, elegir miedo en lugar de amor es un desastre". "Cuando alguien suena inteligente por hablar con cinismo, es el momento de hablar de amor. The Beatles y dios no pueden estar equivocados al mismo tiempo", afirmó entre risas.

Guillermo del Toro (d.) y Sally Hawkins (i.).
Guillermo del Toro (d.) y Sally Hawkins (i.). / Reuters

«Se masturba y hace el desayuno»

Por eso para el cineasta es una fábula, que es la mejor forma de llegar a las emociones. "Es todo sobre imágenes y emociones más que palabras (...) Es un extraño cuento de hadas". Pero pese a las dosis de fantasía, ha querido darle un toque realista con una protagonista que es una mujer normal "que se masturba y hace el desayuno" y que tiene relaciones sexuales con el monstruo; no es algo platónico, según precisó en rueda de prensa ante las risas de la actriz que la interpreta, Sally Hawkins.

Del Toro escribió el guion pensando en la británica y le ofreció el papel antes incluso de empezar el proceso, coincidiendo con una época en la que Hawkins estaba pensando en la historia de una mujer que no sabía que era una sirena.

"Fue una sincronización, algo muy raro, a veces pasa algo especial como esto", señaló Hawkins, que se deshizo en elogios con el director, al igual que Octavia Spencer, que interpreta a una compañera de Eliza, y que aseguró que si Guillermo del Toro la hubiera pedido hacer de escritorio, lo hubiera hecho.

Más elogios por parte de Richard Jenkins, que en la película es un alocado ilustrador y la figura paterna para Eliza. "Fue un placer del inicio al final (...) En esta fase de mi vida formar parte de algo tan fabuloso es increíble, adoro a todo el equipo, a Octavia, pero ojalá Sally Hawkins fuera mi hija", dijo el actor provocando las lágrimas de la actriz.

Una gran complicidad entre todos los miembros del equipo, que no pararon de gastarse bromas con la colaboración del director, quien recordó cómo sus citas con Alexander Desplat, el compositor de la banda sonora, eran siempre alrededor de una buena comida o cómo al monstruo lo llamaban 'Charly' en el rodaje por un famosa publicidad de atún.

Y las bromas continuaron cuando fue preguntado por el avance de su proyecto para rodar una historia animada de Pinocho. "Siempre me complico la vida, las películas que hago nunca son fáciles y nadie quiere hacerlas", explicó de una variante antifascista del cuento ambientada en la época de Benito Mussolini para la que aún no tiene financiación. "Si tienes 35 millones y quieres hacer a un mexicano feliz, aquí estoy", agregó provocando las carcajadas de todos en la sala.

Fotos

Vídeos