«Hay una epidemia en el mundo de abusos contra las mujeres»

La actriz Nicole Kidman, en una escena de 'El sacrificio de un ciervo sagrado'. :: r. c./
La actriz Nicole Kidman, en una escena de 'El sacrificio de un ciervo sagrado'. :: r. c.

La intérprete australiana, que estrena en la pantalla grande 'El sacrificio de un ciervo sagrado', denuncia que «falta perspectiva femenina en el cine» Nicole Kidman Actriz

MARÍA ESTÉVEZ LOS ÁNGELES.

Nicole Kidman vuelve a la gran pantalla con 'El sacrificio de un ciervo sagrado', película del griego Yorgos Lanthimos. Lanthimos aborda la tragedia de Ifigenia en Aulide, de Eurípides, para tratar del sacrificio y el dilema. Kidman comparte protagonismo en este drama cargado de simbolismo con Colin Farrell en un año en el que se convirtió también en una estrella de la televisión con un Emmy por su papel en la serie 'Big Little Lies'.

-¿Cómo se enfrentó al personaje?

-Decidí, desde que leí el guion, que era una comedia. Concebí la narración con humor y eso me permitió liberarme de la presión. Entiendo que Yorgos explora muchas emociones, cuestiones existenciales de la naturaleza humana, pero lo hace desde el corazón de una familia que es la que sufre las consecuencias. Créeme, no voy a dejar que mis hijos vean esta película.

-¿Qué destacaría de Yorgos?

-Es un cineasta autor, de los que a mí me gustan, preocupado por todos los aspectos del proceso de crear; la cinematografía, la música, la edición. Trato de trabajar con directores exigentes que me permiten explorar e involucrarme en los personajes. No tengo miedo al fracaso. Una actriz que quiere tener una carrera larga necesita variedad.

-Ha estrenado cuatro películas y una gran serie, no para de trabajar.

-Todavía siento la pasión por actuar que tenia a los 21 años. Quiero arriesgarme, romper barreras, estar abierta a trabajar con artistas que me brindan libertad. Elijo ponerme a las ordenes de cineastas en los que creo, como mi amiga Jane Campion.

-¿Cuando nació su pasión por la interpretación?

-Fui a ver 'La Naranja Mecánica' y, desde entonces, no me canso de comer y beber cine. Me admira el poder de sentarme frente a una pantalla, a oscuras, y dejarme transportar. Me fascina el cine.

-Ha convertido la causa de la falta de directoras en Hollywood en su lucha personal.

-Estoy en una posición en la que puedo permitirme elegir y producir proyectos. Ahora solo quiero ponerme a las ordenes de mujeres realizadoras y mi próxima película será con Karyn Kusama.

-¿Falta perspectiva femenina en el cine?

-Absolutamente. Solo un 4% de las películas de los estudios están realizadas por mujeres. Creo que es importante repetir que necesitamos la opinión de mujeres artistas. Afortunadamente tenemos a Jane Campion y a Sofía Coppola. Nosotras, las actrices, como mujeres, debemos apoyar a las realizadoras. Esa es la gran verdad. Muchos dicen que las cosas han cambiado, pero no.

-¿Habrá segunda temporada de 'Big Little Lies'?

-La serie es uno de mis mayores éxitos, me siento muy orgullosa de protagonizarla y producirla. Creo que estas mujeres se merecen una segunda parte y lo estamos hablando.

-¿Son sus proyectos feministas?

-Digamos que se inclinan artísticamente hacia el feminismo. Siempre me ha incomodado imponer a los espectadores lo que deben sentir.

-¿Se siente cuestionada?

-Soy actriz, me siento juzgada en cada momento. La forma de enfrentar a los juicios ajenos es evitando juzgar a los demás. Trato de enseñar a mis hijos lo importante que es no juzgar a nadie, mucho menos por las apariencias. Quiero enseñarles a ser amables, empáticos, compasivos. Hay que tener la mente abierta y ser generosos con los demás.

-Su personaje en 'Big Little Lies' sufre abuso doméstico. ¿Le costó rodar esas escenas?

-Fue durísimo, durísimo. Hubo días en los que terminaba con moratones en los brazos y llegaba al hotel, me metía en la bañera y me ponía a llorar. No por mí, sino por las mujeres que padecen a diario esa brutalidad. Hay una epidemia en el mundo de abuso contra las mujeres.

-La serie defiende la unión de las mujeres. ¿Confía en sus amigas?

-Muchísimo. Mis amigas son los pilares de mi vida. Tengo cuatro que son mis puntos cardinales. Me han acompañado desde mi juventud y este drama está dedicado a ellas.

-¿Qué se uniera a Reese Whiterspoon para hacer 'Big Little Lies' ayudó a convencer a HBO? ¿Sintió el poder de ser una estrella?

-Sí, sí ayudó. Reese y yo creamos una estrategia a la hora de vender la idea porque queríamos que la serie se desarrollara como la habíamos planeado. Nos unimos para producirla con una idea muy clara en la cabeza, protegiendo la integridad artística. La audiencia femenina quiere ver historias desarrolladas y contadas por mujeres. Se han cansado de verse siempre desde la perspectiva del hombre blanco. Lo siento, pero es así.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos