Álex de la Iglesia: «No contrataría a Kevin Spacey, no estoy loco»

El director de cine Alex de la Iglesia, en su oficina. :/Alberto Ferreras
El director de cine Alex de la Iglesia, en su oficina. : / Alberto Ferreras

Director de cine. Estrena el viernes ‘Perfectos desconocidos’, una sátira sobre la fidelidad en la pareja y la dependencia del móvil

OSKAR BELATEGUI

Una cena de amigos y un reto: colocar los móviles a la vista y leer todos los mensajes que vayan llegando. En ‘Perfectos desconocidos’, Álex de la Iglesia firma el primer ‘remake’ de su carrera y convierte una comedia italiana de infidelidades en algo más complejo y terrorífico. El director lleva a su terreno un encargo de Telecinco para hablar de cómo toda nuestra vida está en nuestros móviles y de cómo es mejor que las parejas tengan sus secretos. El filme llega a los cines este viernes dispuesto a durar en cartelera más allá de las navidades.

Si le pido que me enseñe su último whatsapp...

–Sin problema. En serio, en las relaciones de pareja no conviene compartir todo. Hay que tener secretos, ese es el mensaje de la peli. Lo maravilloso de nuestra época es que la información es compartida por todo el mundo, todos tenemos acceso a todos. De pronto tenemos una conciencia colectiva, como la de Asimov. Puedo contactar con cualquiera y saber lo que piensa. Y puedo conocer el pasado, el presente y hasta el futuro de cualquiera si manejo con habilidad las redes sociales. Eso genera mucho spam, información errónea... No hemos sido entrenados en este terrible y maravilloso juguete.

¿‘Perfectos desconocidos’ tiene el sello Álex de la Iglesia?

–Lamentablemente es imposible que no sea Álex de la Iglesia al 100%. Lucho constantemente contra esa obsesión por la autoría que no comparto. Intento ser diferente en todas mis películas. Por desgracia, me veo obligado a hacer cosas porque me gustan así. Cocinando echo mucha sal y todo es muy picante. Y me lo cargo. Del cordero me como la piel. Lo mismo me pasa en las películas, soy un tipo muy exagerado e histriónico. Me gusta todo al límite.

De ‘Perfectos desconocidos’ se deduce que la fidelidad no existe.

–¿La fidelidad es hacer las cosas bien? Entonces te aseguro que ninguno somos fieles. A mí me gusta la gente que se equivoca. Hay un personaje que es infiel y después se da cuenta de que se ha equivocado. Se aburría y se ha encontrado con un tipo deleznable-simpático, que son los más peligrosos. Tropieza y cae con él. Y después se da cuenta de que su marido es un buen tipo y que le quiere. ¿Por qué no puedes dar marcha atrás?

«Con las películas soy un tipo muy exagerado e histriónico. Me gusta llevar todo al límite»

Vivimos tiempos de corrección política.

–Corrección talibán. Confundimos ficción con realidad. En las películas se plantean conflictos para generar una reacción en el público, pero últimamente parece que tenemos que prohibir a Dickens porque pega a los niños. Si decimos que no estamos de acuerdo con el comportamiento de un personaje nos estamos saltando un registro, porque a los personajes no se les odia.

¿Tiene en cuenta la corrección política para repartir estopa entre hombres y mujeres en la película?

–La tengo presente. Hay una censura más peligrosa que la real, que es exterior. Ahora existe una censura interior, tienes un tío dentro de la cabeza que te dice que tengas cuidado. «No lo pongas, que vas a tener problemas...».

Si no queremos molestar todas las películas serían...

–Iguales. Una obra maestra como ‘Grupo salvaje’ hoy no se podría ni rodar. Por la incorrección moral, política... Por todo. ¿Qué sentido tiene borrar a Kevin Spacey de una película? Él puede ser un miserable, pero no su trabajo. ¿Qué tiene que ver una cosa con otra? Es obvio que debemos perseguir ese tipo de comportamientos y meterlos en la cárcel. Pero no mezclemos una cosa con otra. A todos nos gustan las aventuras de Tintín. Y Hergé era filonazi. ¿Vamos a destruir todos los Tintines por eso? Y no hablemos de Heidegger...

¿Contrataría a Spacey?

–No borran a Kevin Spacey porque piensen que es una persona amoral, sino porque es un problema para la taquilla. Yo no le contrataría. No puedes. Bueno, puedes volverte loco y hacer el esfuerzo, pero sabes que te generas un problema. Hacer cine o tener una opinión acerca de las cosas es generarte un problema. Hay gente que vive esquivando cualquier tipo de responsabilidad, pero hay un momento en que tienes que opinar.

¿Hay acoso en el cine español?

–Ha habido gente que se ha quejado, Belén Rueda y otras muchas. Y otros. El acoso y el abuso surgen donde hay un centro de poder potente. No tenemos un Harvey Weinstein, gente con mucho poder que mueva mucho dinero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos