La complicada intimidad tras el mito de Jacques Cousteau

Jérome Salle dirige un 'biopic', que se estrena el viernes en España, donde presenta un «particular retrato» sobre el explorador francés

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME MADRID.

Detrás del primer hombre que desveló al mundo los secretos de los océanos se escondía un padre tan duro como sentimental, un marido mujeriego, un jefe déspota, un cineasta que sabía administrar su fama, un explorador dueño de una curiosidad desbordada y un ambientalista empecinado. Jacques Cousteau (1910-1997) «fue un personaje difícil de entender de forma íntima y tardé años en concluir un guión y una película equilibrada», dice Jérome Salle, guionista y director de 'Jacques', el 'biopic' sobre el oceanógrafo francés que se estrena el próximo viernes en España. El largometraje cuenta cómo después de un accidente en un avión militar, Cousteau decide emprender, con el apoyo de su esposa, una larga y completa investigación marítima, haciendo énfasis en los territorios inexplorados, a bordo de un barco llamado 'Calypso.' Durante esos años de trayecto (registrados en material fílmico para divulgarlo por todo el mundo), el investigador vive toda una odisea dedicada a la ciencia, la fama y la televisión.

El actor francés Lambert Wilson encarna en la pantalla al hombre que llegó a lo más profundo del reino acuático y, para ello, lo primero que tuvo que hacer fue bajar de peso. «Perdí 10 kilos en dos o tres meses. Porque Cousteau era realmente flaco», arguye el intérprete, que ha participado en filmes como 'Matrix' o 'Catwoman' y que considera que el verdadero tema de 'Jacques' es «la relación de un padre con su hijo adulto. Las diferencias que los separan y lo que los une: la ecología».

Fotos

Vídeos