«Los colaboradores de la CIA son gente con pocos escrúpulos y moral ambigua»

Doug Liman, en el rodaje de 'Barry Seal, el traficante'. /David James
Doug Liman, en el rodaje de 'Barry Seal, el traficante'. / David James

'Barry Seal: el traficante', película protagonizada por Tom Cruise, cuenta la peripecia de un piloto comercial que trabajó para los narcos y fue espía Doug Liman Director de cine

MARÍA ESTÉVEZ LOS ÁNGELES.

Tom Cruise vuelve a la gran pantalla con 'Barry Seal: el traficante', una película dirigida por Doug Liman, en la que se mezcla la acción, el drama y la comedia. La película, que se estrena mañana en los cines, recrea la historia de este expiloto de las desaparecidas líneas aéreas TWA, a quien da vida Cruise. Es la peripecia de un hombre que se convirtió en traficante del cártel de Medellín, para ser después reclutado por la CIA y terminar mal con los narcos. No es la primera vez que Liman trabaja con Cruise, a quien ya tuvo bajo sus órdenes en 'Al filo del mañana', y según reconoce, «los dos queríamos volver a repetir la experiencia».

-¿En qué momento decidió que Tom Cruise fuese el protagonista?

-Le mandé el guión pensando en él. Me gustaba la idea de retar la 'marca' Cruise. Cuando alguien piensa en Tom y los aviones invariablemente se acuerda de 'Top Gun'. Si piensas en Tom y en una película de acción surge 'Misión: Imposible'. Yo he querido crear el Tom Cruise cobarde, por eso he hecho esta película. Quiero que un nuevo adjetivo se utilice para describir la 'marca' de Tom Cruise. Pero hay que decir que no le da miedo rodar cualquier escena de acción, por difícil que sea. Es un tipo sin miedo, capaz de hacer cosas que nadie ha hecho. Me encanta que sea capaz de encarnar cualquier tipo de personaje.

-¿Deseaba destacar algún aspecto concreto de la vida de Barry Seal?

-Esta es una de esas historias que cuanto más investigas más te sorprendes, porque los detalles son muy divertidos de descubrir. Tom y yo queríamos hacer una película que mostrara el talento extraordinario de Barry como piloto. Todos sabemos su interés por los coches, los aviones y la velocidad.

-¿Tom Cruise y usted comparten intereses?

-Sí. Los dos queríamos rodar escenas de aviones volando que fueran espectaculares y diferentes. Compartimos un interés particular por las películas de acción inteligentes. Además queríamos desarrollar secuencias originales que entretuvieran al publico. Para Tom es importante crear acción real sin efectos especiales, por eso hemos hecho una película que se desarrolla en la década de los años 80.

-No es la primera película que usted dedica a la agencia de inteligencia.

-Es verdad. Pero hasta ahora no había dedicado una narración a uno de sus reclutas. Barry no trabajaba para la CIA, era un colaborador. He descubierto que aquellos que colaboraban con la CIA han estudiado en universidades de la Ivy League -la élite de las universidades de EE UU-. Son gente con pocos escrúpulos y moral ambigua. Todos ellos deben ser capaces de saltarse las leyes.

-¿Hay que tener un especial cuidado cuando se investiga para rodar una película que cuentan historias sobre la CIA?

-La historia de Seal se ha relatado en el pasado. Mi padre, como jefe del Consejo del Senado, investigó el caso y, tal vez por eso, indagué en los hecho más que cualquier otro director.

-Su carrera empezó con películas independientes como 'Swingers' y 'Viviendo sin límites', antes de rodar la saga 'El caso Bourne', ¿la película 'Barry Seal' es un regreso a sus comienzos?

-Siempre me han interesado rodar películas que mueven los personajes y no la acción. Para mi, el elemento humano es el más importante de la historia. Lo que ocurrió con 'Barry Seal' fue muy complicado, con dos presidentes involucrados y un criminal como Pablo Escobar, sin embargo, lo que a mi me interesaba era contar la historia de amor entre Barry y Lucy -interpretada por Sarah Wright Olsen-, porque creo que el corazón siempre debe estar en el centro de la narración.

Fotos

Vídeos