Belén Cuesta, del vestíbulo a la gran pantalla

La malagueña Belén Cuesta, ayer, en la presentación en San Sebastián. /Javier Etxezarreta. Efe
La malagueña Belén Cuesta, ayer, en la presentación en San Sebastián. / Javier Etxezarreta. Efe

Belén Cuesta estrena en San Sebastián el musical que empezó en el hall de un teatro

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

«Es el proyecto más importante de mi carrera». La actriz Belén Cuesta es rotunda cuando le preguntan por su nueva película, ‘La llamada’, un proyecto que ayer se hizo grande y visible con su estreno en el Festival de San Sebastián, aunque en realidad forma parte de la vida de esta intérprete malagueña –«de Los Boliches», puntualiza– desde hace cuatro años. Concretamente desde que Los Javis, Javier Calvo y Javier Ambrossi, le propusieron un papel en el proyecto. No era gran cosa. De hecho, tenían teatro, pero no escenario. La pieza se representaba en el vestíbulo del madrileño Teatro Lara como mero entretenimiento. Pero la pieza tenía algo. Una frescura que multiplicaba su diversión. El aplauso propició que esta comedia musical se subiera a las tablas y que sus autores, hayan dado el paso a la gran pantalla. La cinta revolucionó ayer Donosti con una proyección multitudinaria y jaleada de vítores y aplausos. Hoy llega a todos los cines de España.

La película

Título:
‘La llamada’.
Directores y guionitas:
Javier Ambrossi y Javier Calvo, basada en su propia obra de teatro homónima.
Reparto:
Macarena García, Anna Castillo, Belán Cuesta y Gracia Olayo.
Estreno:
Tras su proyección ayer en San Sebastián, la cinta llega hoy a todos los cines de España.

En ese viaje a los fotogramas continúan tres de sus protagonistas originales, Macarena García, Gracia Olayo y la propia Belén Cuesta, a la que se une Anna Castillo, la última ganadora del Goya revelación por ‘El Olivo’. Un galardón que le arrebató precisamente a la malagueña, que en ‘La llamada’ encarna a Sor Milagros, una monja con dudas que recuerda los tiempos en los que Presuntos Implicados le gustaba más que las canciones de misa. Ella es una de las responsables del campamento de verano a la que van a parar dos adolescentes con tendencia a escaparse. Hasta que a una de ellas se le aparece Dios cantando canciones de Whitney Houston.

Puertas abiertas

El tono disparatado de la obra lo han mantenido Los Javis en el largometraje que contrapone «diferentes caminos que uno puede tomar en la vida». «Si un camino es respetable –como es el hecho de dedicar la vida a Dios– el despertar sexual también lo es. Todos tenemos un camino y es el nuestro», destacó ayer Javier Ambrossi, en la presentación de la película en el Festival de San Sebastián.

La actriz malagueña protagoniza, junto a Macarena García y Anna Castillo, el disparatado debut de Los Javis, que hoy llega a los cines

Calvo contó que, antes que autores y directores, eran actores y que, ante la falta de trabajo, se pusieron a escribir la obra. Consiguieron ‘engañar’ al Teatro Lara que aceptó representarla un par de días. Al final fueron cuatro años y 300.000 espectadores. Entre el público de la película estuvo el productor de cine Enrique Lavigne (‘Toro’), que vio claro que aquel musical religioso pop apuntaba a la cartelera. «Se enamoró de la obra y dijo que quería hacer la película y que la íbamos a hacer», recuerda Calvo, que precisamente han denominado a su empresa que coproduce la comedia Lo Hacemos y Ya Vemos.

Ylo que vieron y vivieron ayer los miembros del filme es un éxito apoteósico por su capacidad para unir en un mismo argumento la sencillez, la diversión, el ritmo y algunos toques almodovarianos.

Una última alegría que también ha alcanzado a la malagueña Belén Cuesta (‘Ocho apellidos catalanes’ y ‘Kiki, el amor se hace’), que confesaba que «mucha gente vino a verme al teatro para ofrecerme después papeles. La obra me ha abierto muchas puertas». Las últimas, las de los cines a los que hoy llega la película.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos