Antonio Banderas, Premio Nacional de Cine

2005. Con Catherine Zeta-Jones, en 'La leyenda del Zorro', tras el éxito que supuso el inicio de la saga en 1998 con 'La máscara del Zorro', uno de los mayores éxitos de taquilla del malagueño. :: sur

El Ministerio de Cultura reconoce el «compromiso» y la trayectoria del actor, que enseñó el camino de Hollywood al cine español El actor, que recibirá el galardón en el Festival de San Sebastián, confiesa que quiere volver a dirigir, aunque antes protagonizará el 'biopic' de Lamborghini

FRANCISCO GRIÑÁN* EN TWITTER: @PACOGRINAN

málaga. El premio tiene algo de parábola del hijo pródigo. Hace un par de años, Antonio Banderas (Málaga, 1960) puso rumbo de vuelta a Europa. Se mudó a Londres y abrió casa en calle Alcazabilla. Y aunque se dejó los muebles al otro lado del océano, se trajo consigo a Hollywood. Porque como dice este pionero que abrió las puertas de las grandes producciones internacionales a nuestros creadores, la meca del cine ha dejado de ser un lugar para convertirse en una marca y ese sello le acompaña al malagueño en todo lo que hace. Así se lo reconoció ayer el jurado del Premio Nacional de Cinematografía 2017 al concederle el galardón por su «trayectoria extraordinaria a nivel nacional e internacional, que ha abierto el camino para muchos actores y actrices».

Y no solo a intérpretes como Javier Bardem, Paz Vega o Penélope Cruz, sino que el ejemplo de Banderas también ha servido a cineastas que han abierto la 'lata' de Hollywood, como Paco Cabezas o Juan Antonio Bayona. El Premio Nacional de Cinematografía le llega además cuando se cumplen precisamente 25 años del estreno de su primera película norteamericana, 'Los reyes del mambo' (1992), tras las que se hizo un hueco imprescindible en la industria norteamericana con títulos como 'Entrevista con el vampiro', 'Desperado', 'Nunca hables con extraños', 'Evita', 'La máscara del Zorro', 'El guerrero número 13', 'Femme Fatale' o la saga 'Spy Kids'.

El propio Banderas, que también fue el primer español nominado a los Globos de Oro, los Tonys y el Emmy -se le resiste el Oscar-, confesaba ayer a Europa Press que tenía la «impresión» de que este premio obedecía al hecho de haber colaborado a «abrir puertas de espacios que quizás eran muy difíciles de conquistar» y a la «internacionalización de actores españoles», algo que ahora se ve «con una naturalidad distinta» a cuando llegó a Estados Unidos.

Antes que Banderas, la marbellí Rafaela Aparicio recibió el Nacional de Cine en 1991 LAS DECLARACIONES Antonio Banderas Actor y director Premio Nacional de Cine «Sólo siendo consciente de los nombres de los que lo recibieron antes, lo acepto lleno de gratitud, humildad y responsabilidad» Internacionalización «He abierto puertas de espacios que quizás eran muy difíciles de conquistar» Futuro «El siguiente paso para mí es volver detrás de la cámara» Salud «Estoy corrigiendo errores estructurales estúpidos, como fumar» Astoria Asegura que renunció al proyecto y que lo hará de forma privada porque es «más fácil» y «cómodo»

Una carrera internacional que ha hecho compatible con su esperado regreso al cine de Pedro Almodóvar en 'La piel que habito' (2011), su debilidad por la dirección con proyectos personales como 'Locos en Alabama' (1999) y 'El camino de los ingleses' (2006), y su apoyo a cineastas jóvenes en títulos como 'Justin y la espada del valor (de Manuel Sicilia, 2013) y 'Tres días' (de F. Javier Gutiérrez, 2008). Razones por las que el jurado del Premio Nacional de Cine añade su «compromiso tenaz con el cine como actor, director y productor».

Del merecido reconocimiento del Ministerio de Cultura y del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA) sorprende incluso su tardanza. Y es que Banderas acumula los grandes reconocimientos de nuestro cine, como la Medalla de la Academia (2004), el Premio Donostia del Festival de San Sebastián (2008), el Goya de Honor (2014) y el premio del Festival de Málaga Cine en Español (2017), pero carecía del Nacional de Cinematografía que le ha sido concedido por un jurado del que han formado parte nombres destacados, como los directores Mariano Barroso y Alex de la Iglesia; los productores Agustín Almodóvar, Beatriz Bodegas y Fernando Bovaira, y las guionistas Virginia Yagüe Romo y Verónica Fernández Rodríguez. Además, también han actuado como vocales la representante de Fapae, Rosario Villa Ruiz; el secretario general de Unión de Actores y Actrices, José Ignacio Muñoz Gallo; la subdirectora del ICAA, Guadalupe Melgosa, y el director del ICAA, Óscar Graefenhain de Codes, que presidió el jurado. El de Banderas es el segundo Nacional para un paisano, ya que la marbellí Rafaela Aparicio recibió esta distinción en 1991.

El actor recibió ayer la noticia en Italia, concretamente en el Festival de Ischia, desde donde mostró su «alegría» por recibir un galardón que representa la historia de nuestro cine. «Sólo siendo consciente de los nombres de aquellos profesionales que lo recibieron antes que yo, lo acepto lleno de gratitud, humildad y sentido de la responsabilidad», comentó Antonio Banderas, que une su nombre al de Fernando Rey, Fernando Fernán Gómez, Carmen Maura, Pedro Almodóvar, Javier Bardem, Maribel Verdú, Juan Antonio Bayona, Fernando Trueba o, la última ganadora, Ángela Molina. Dotado con 30.000 euros, el premió le será entregado en septiembre en el Festival de San Sebastián

El actor se refirió ayer al ataque al corazón que sufrió a principios de año y dijo que se encuentra «mucho mejor», con «fuerzas» y «optimista», porque ha seguido «todos los pasos» que le marcaron los cardiólogos y ha corregido «errores estructurales estúpidos» que cometía hace tiempo, como fumar, un hábito que ha dejado.

Además, el intérprete está trabajando «menos». Eso dice, aunque desde que volvió de su convalecencia el pasado mayo con el rodaje de 'Life itself', a las órdenes de Dan Fogelman, no ha parado de viajar y atender compromisos. Ha recogido el premio Esaem en Málaga, el Princesa de Girona en Cataluña y el Premio Camino Real de la Universidad de Alcalá de Henares, la semana pasada se metía en el estudio de doblaje de la película 'Unchained' -con Robert de Niro y John Malkovich-, ayer se encontraba en Italia presentando los 'thrillers' 'Black Butterfly', de Brian Goodman, y 'Stoic', de Isaac Florentine, y en septiembre protagonizará un 'biopic' sobre la vida de Lamborghini. Aunque, según confiesa, su prioridad es volver a dirigir. «El siguiente paso para mí es volver detrás de la cámara», asegura el artista que, entre los proyectos que maneja, figura un guión sobre la inmigración ambientado en Málaga.

Más

Fotos

Vídeos