Adiós al autor de los carteles más icónicos de la historia del cine

Fotografía de Bill Gold./SUR
Fotografía de Bill Gold. / SUR

El diseñador Bill Gold, responsable de más de 2.000 pósters, entre ellos los de 'Casablanca', 'My Fair Lady' y 'Harry el Sucio', fallece a los 97 años

OSKAR BELATEGUI

Si piensa en alguna de sus películas favoritas, seguro que Bill Gold tiene que ver con ella. 'Casablanca', 'My Fair Lady', 'La naranja mecánica', 'Bullit', 'Alien', 'El exorcista'... Todos sus carteles fueron creados por este diseñador que trabajó junto a los mejores directores durante casi siete décadas y que murió el domingo a los 97 años en Greenwich, Connecticut, de complicaciones derivadas del alzhéimer. Hitchcock, Kubrick, Fellini, Ford, Peckinpah y Truffaut, entre otros, quisieron que Gold resumiera la esencia de sus filmes en pósters que hoy son icónicos y que saltaron de la marquesina de los cines a las paredes de las casas.

Sus más de 2.000 trabajos resumen la evolución de un arte al servicio de un objetivo: llevar la mayor cantidad de gente a las salas. Gold comenzó dibujando con lápiz y pinceles, creando su propia tipografía, y concluyó su carrera en 2003 cuando ya reinaban el photoshop y la composición por ordenador. «Cuando empecé, veía lo que hacían Metro Goldwyn Mayer y Paramount y no encontraba nada que me gustara», recordaba en una entrevista. «El único concepto que se manejaba era mostrar las tres cabezas de los actores. Y yo quería contar una historia en el cartel».

Gold (Nueva York, 1921) fue contratado por la Warner en 1942 con una película en la que el estudio no tenía depositadas demasiadas esperanzas, 'Casablanca'. El estudio quería dejar claro que Bogart era la estrella y que la cosa pareciera excitante, así que dibujó al actor empuñando una pistola. Para 'La soga', la primera de sus siete colaboraciones con Hitchcock, confió en James Stewart sosteniendo una cuerda. Así el espectador se pregunta qué diablos va a hacer con ella.

Gold coincidió en el departamento de arte de Warner con Saul Bass, el más célebre de los cartelistas y autor de títulos de crédito que han hecho escuela. A diferencia de Bass, su nombre no se reivindicó hasta que en 2011 se editó 'Bill Gold Poster Works', un monumental libro de diez kilos de peso que recopilaba su trabajo. Con quien mejor se entendió fue con Clint Eastwood, para quien diseñó los póster de casi todas sus películas, desde 'Harry el Sucio' en 1972 a 'Mystic River' (2003), que marcó su retirada del cine. «Mirando los carteles de las películas de hoy creo que todas deben de ser iguales», lamentaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos