El actor insiste en su teatro, pero desde el «ámbito privado»

F. G. MÁLAGA.

Antonio Banderas también se refirió ayer desde Italia al reciente proyecto teatral en el antiguo cine Astoria y que abandonó después de ganar el concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento de Málaga. Así, aseguró que sigue «ilusionado» con llevarlo a cabo, aunque insistió en que lo sacará adelante «desde el ámbito privado», algo que le resultará «más fácil» y «cómodo» tras frustrarse su iniciativa en un solar de titularidad municipal como el de la Plaza de la Merced.

Sobre el Premio Nacional de Cinematografía, el actor malagueño dijo a Europa Press que este premio cierra el «círculo» puesto que «no quedan más». Para él, recibir este galardón es «bonito» porque quienes lo han recibido con anterioridad son personalidades a las que admira «profundamente». Además, agregó que lo recibe con un «tono de humildad» y un «sentido de responsabilidad» para seguir haciendo cosas «lo mejor posible».

El actor ha señalado que en un momento determinado recibió una oferta para tener una presencia importante en la Academia de Cine, pero por «razones de logística» no pudo, ya que lleva más de 20 años en Estados Unidos y ahora en Reino Unido, «lo más parecido a Hollywood que hay en Europa».

Una cercanía con Málaga que lo trae cada vez más por su tierra natal y que ha coincidido también con el final de su relación con Melanie Griffith, a la que conoció en el rodaje de 'Two Much' (1996) y con la que tuvo su única hija, Stella del Carmen. Tras cerca de dos décadas juntos, Antonio Banderas comparte actualmente su vida con Nicole Kimpel, con la que además ha colaborado en la aventura de su marca de ropa que lanzó el pasado verano.

Tanto el Ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, como la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, felicitaron ayer al malagueño por iniciar su carrera en España y saber «desarrollarla con inteligencia en Estados Unidos».

Fotos

Vídeos