Más abucheos que aplausos en Venecia a '¡Madre!', de Darren Aronofsky

Javier Bardem. :: efe
Javier Bardem. :: efe

Protagonizada por Javier Bardem y Jennifer Lawrence, en el papel más difícil de su carrera, la cinta desata la polémica en la Mostra

R. C. VENECIA.

El cine de Darren Aronofsky es siempre polémico. Y '¡Madre!', protagonizada por Javier Bardem y Jennifer Lawrence, no se libró ayer, recibiendo más abucheos que aplausos en el Festival de Venecia. «Habrá gente a la que no le guste. Estoy preparado para afrontar la crítica», dijo tras la proyección en la Mostra. El filme se desarrolla en una casa en medio del campo -inspiración directa de 'El ángel exterminador' de Buñuel- donde convive una pareja y por donde desfilan policías, ecologistas, inmigrantes, explotadores, explotadas, predicadores...

La intención, como cuenta el propio Aronofsky, es reflejar a través de los daños que sufre la propia casa lo que pasa en el mundo a modo de metáfora apocalíptica. En la trama conviven el drama, la alucinación y la pesadilla, que vienen siendo recurrentes en su cine. «Es un cocktail fuerte y siempre va a haber diferencias de opinión», comentó.

Pese a todo, asegura que el filme salido de esa rabia de ver «cómo está el planeta y en el hecho de que nadie hace nada para remediarlo» es «totalmente optimista» e «intenta cambiar cosas», explicó el director, que tardó cinco días en escribir el primer borrador. «Tenía mucha rabia e ira y quería volcarlo en algo emocional. Le enseñé el borrador a Jennifer (Lawrence), se mostró emocionada por la idea y, de repente, estábamos haciendo una película», cuenta acerca del proceso de trabajo, que tiene serias diferencias con 'El luchador', que ganó el León de Oro en 2008.

En su nuevo filme han salido mejor parados los actores, que de alguna manera acudieron en defensa del director. Javier Bardem dijo que la película «tiene muchas lecturas» y que cada uno «tiene que elegir la que más le represente». «Es una historia con muchas capas y de ahí su riqueza», dijo.

Por su parte, Jennifer Lawrence, que da vida a la pareja de Javier Bardem, destacó que ha sido el papel más difícil de su carrera. «Era un personaje completamente diferente a todos los que había hecho antes y me llevó a un lado completamente diferente de mí misma, que no conocía», reconoció la actriz, que se mostró sonriente y nerviosa en la rueda de prensa. «Me aterroriza tener un micrófono delante », afirmó.

Lawrence fue la protagonista indiscutible también de la presentación, en la que hasta mandó callar a Aronofsky cuando la interrumpió. Una actitud muy lejos de la sumisa que mantiene en '¡Madre!', en esta «experiencia extraña» para el propio director estadounidense.

Fotos

Vídeos